Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

TRADICIONES

El bandido Cucaracha vuelve a Monegros

Bajo el título de 'Los Monegros. Tranco a tranco', la asociación Añoranza de Sariñena ha revivido la figura de uno de los forajidos más conocidos de ese territorio que atravesará a caballo y en carruaje los 49 pueblos de la comarca. Cada fin de semana se realizará una ruta.

A dos días del aniversario de su muerte, la sombra del bandido Cucaracha volvió a recorrer ayer Los Monegros e, incluso, alcanzó zonas en las nunca estuvo el conocido forajido, entre ellas, los pueblos de colonización de Sodeto y San Lorenzo del Flumen. Ambas poblaciones fueron creadas casi un siglo después de la muerte de Mariano Gavín Suñén, apodado 'El Cucaracha', y, junto a Sariñena, Capdesaso y Lalueza, fueron las elegidas para formar parte de la primera de las rutas organizadas por la asociación Añoranza de Sariñena a través de la actividad 'Los Monegros. Tranco a tranco'.

La iniciativa, que tendrá una periocidad mensual, pretende atravesar a caballo y en carruaje los 49 pueblos del territorio con el objetivo, entre otros, de «fomentar el mundo de las caballerías y, al mismo tiempo, recordar la figura del bandido Cucaracha», que fue abatido el 28 de febrero de 1875 en Lanaja, tal y como recordó el presidente del colectivo organizador, Antonio Carrerras. Para ello, algunos de los miembros de la expedición, que partió de las inmediaciones de Sariñena, iban ataviados ayer como auténticos bandoleros y en su indumentaria, incluyeron la tradicional camisa blanca, un pañuelo anudado a la cabeza y hasta un trabuco.

Un carro y siete jinetes

En total, la caravana estuvo compuesta por un antiguo carro y siete jinetes, entre ellos, había un descendiente de Melchor Colomer, lugarteniente de Cucaracha, y otro de José Ruata, secuestrado en varias ocasiones por el popular forajido. «En mi casa, era muy raro oír hablar del Cucaracha y en todo caso, contaban que solía, junto a sus compinches, darse buenos atracones a cuenta de los corderos que había en las parideras de mi bisabuelo», explicó Francisco Molinero Ruata.

En este caso, los miembros de la expedición no tuvieron que servirse de ese tipo de artimañas y, por ejemplo, los vecinos de San Lorenzo del Flumen les obsequiaron con un estupendo almuerzo. De hecho, la localidad se encontraba ayer inmersa en una decimotercera edición de su tradicional matacía, que siguió los pasos del ancestral ritual y culminó con una comida popular. En total, se dieron cita alrededor de 250 vecinos. A cambio del almuerzo, al igual que hicieron en el resto de poblaciones, los miembros de la asociación Añoranza ofrecieron paseos a caballo y en carro, que obtuvieron una gran respuesta, especialmente, entre los más pequeños. «Ha sido una estupenda coincidencia, ya que han animado la celebración de la matacía y los niños están encantados. Han elegido el día perfecto», apuntó Flor Cristóbal, vecina de San Lorenzo, que, junto a su hija Elena, de tan solo 2 años, disfrutó de uno de los paseos en carruaje.

Concentrado en un día

Aunque a priori la ruta organizada incluía dos jornadas completas, los integrantes de la asociación decidieron concentrarla en un único día ante las fuertes rachas de viento anunciadas para hoy. Tras este primer recorrido, que reunió a jinetes de Osso de Cinca, Almacellas o Sariñena, la actividad continuará el próximo mes de marzo con un nuevo recorrido por las localidades de Sena y Villanueva de Sijena, entre otras. Además de esta iniciativa, el colectivo planea una romería rociera a la Cartuja de Las Fuentes y una caravana peregrina a Santiago de Compostela.

Etiquetas