Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

REBELIÓN DE DOS INSTITUTOS ALTOARAGONESES

Educación obligará a los IES Pirámide y Ramón y Cajal a poner pizarras digitales

Ha enviado una carta a los colegios tras rechazar el programa. 'Escuela 2.0' estará el próximo curso en todos los centros de Aragón.

Educación va a poner fin a la rebelión de dos institutos alto aragoneses contra el programa 'Escuela 2.0' que propone un ordenador para cada alumno y que el pasado año fue rechazado por dos centros de Huesca, el Ramón y Cajal, y el Pirámide, por no considerarlo una prioridad en la formación de los alumnos. La consejería ha enviado una carta a los responsables de ambos colegios en la que pide datos sobre los profesores que se formarán para sacar adelante esta iniciativa que, el próximo curso, ya no será voluntaria.

El departamento de Educación del Gobierno de Aragón confirmó ayer su intención de incorporar al programa 'Escuela 2.0' -que dota a los centros de diversas herramientas tecnológicas como pantallas digitales, cañones, ordenadores para los profesores y mini portátiles para cada uno de los alumnos de 1º de la ESO- a los 15 institutos de la comunidad que todavía no lo han implantado. «El año pasado era voluntario, pero el próximo curso tendrán que estar todos», aseguraron fuentes de la consejería que preside Mª Victoria Broto. Este es el motivo que esgrimieron para haber enviado una carta a los institutos altoaragoneses Ramón y Cajal y Pirámide en la que se solicitan los datos del profesorado que se haría cargo del programa. «Deben pasar una formación, como todos los que hasta ahora se han incorporado», señalaron dichas fuentes.

Sin embargo ayer fue imposible contactar con los responsables de estos dos centros educativos de la capital que al igual que el resto de los de la Comunidad disfrutan estos días de la Semana Blanca, este periódico ha podido saber que la carta se analizará, al menos en el Ramón y Cajal, en el claustro extraordinario que se celebrará el próximo lunes por la tarde.

Cabe recordar que ambos centros decidieron voluntariamente rechazar la instauración de este programa el pasado año, a pesar de los encuentros con los responsables provinciales de Educación y la insistencia de estos en que la decisión del consejo de rechazar los ordenadores era «un castigo muy duro para los críos», la mayoría de los cuales ya había comenzado en el colegio, en 6º de Primaria, con estos programas informáticos.

El primero en plantar a Educación fue el instituto Ramón y Cajal, y la decisión se aprobó por unanimidad en el Consejo Escolar. Que el centro tenía otras necesidades más urgentes como acabar con las goteras o disponer de mayores espacios fueron algunas de las razones que esgrimieron.

Otras razones

También hicieron hincapié, en la carta que con su decisión mandaron a la consejería y a todos los centros educativos de la provincia, en razones de otra índole para rechazar este programa. Por un lado educativas, como que las nuevas tecnologías deben ser un instrumento más en la enseñanza pero no la columna vertebral; y por otro, de «austeridad» dados los tiempos que corren. Según hicieron constar en su día, la consejería se iba a gastar unos 500.000 euros en comprar los ordenadores, pero a esta cantidad había que sumar el mantenimiento y el seguro, gastos que corrían a cargo del propio centro.

El Pirámide se sumó poco después, aunque la decisión del Consejo Escolar no fue por unanimidad y el debate en el que se rechazó el programa fue intenso y duró más de dos horas. No quisieron esgrimir los motivos de su decisión, pero el coste del mantenimiento de los portátiles y que el programa no llegará a alumnos con problemas de educación fueron algunos de los aspectos que más se debatieron en aquella reunión.

Etiquetas