Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

LEB ORO

A por otra noche mágica

El Lobe busca una victoria ante el Isla de Tenerife Canarias, que sería la tercera consecutiva en el Palacio. Los peñistas necesitan el apoyo de la afición en otra final (21.00).

Yango, a la izquierda, y Ángel Navarro, ayer.
A por otra noche mágica
RAFAEL GOBANTES

Buena parte de la permanencia pasa por partidos como el de esta noche. El Lobe Huesca recibe al Isla de Tenerife Canarias (21.00) en el comienzo de la cuenta atrás. Restan diez partidos para el final de la liga regular y los verdiblancos se aferran con uñas y dientes a la LEB Oro. Para quedarse deben lograr un buen número de victorias; suman siete y son penúltimos. Y el Palacio de los Deportes ha de ser importante, por algo se han logrado allí cinco de esos triunfos. Los dos últimos, consecutivos ante Obradoiro y Navarra. Partidos memorables que han de servir de faro.

Los de Ángel Navarro miran distancias y rivales pero no quieren obsesionarse. Se aplican en la vieja máxima de ir «partido a partido», y el primero les enfrenta a un rival al que ya se derrotó en las Islas, y bien, en la primera vuelta (91-112). Ahora, ellos navegan en aguas tranquilas y el Peñas entre urgencias. El técnico avisó ayer de que «el equipo está con ilusión y fuerza, solo falta que saquemos adelante el encuentro». Están todos disponibles, incluido un Salsón que salió tocado del partido del pasado domingo con el Alcázar. El Peñas ha hecho buenos encuentros a domicilio sin fruto y entra en el último cuarto del campeonato con un plantel definido. En busca del tiempo perdido.

Frente a ellos, un Isla de Tenerife Canarias que ya no presenta un cuadro crítico como el de la ida. Derrotó al ya no tan intocable Obradoiro en su cancha y sigue contando con uno de los MVP de la competición, el pívot Richi Guillén. Una eminencia en la LEB Oro para un conjunto en el que manda la materia prima nacional (Sabat, Chagoyen) e imprime un baloncesto espectacular y muy canario, de ritmo pausado y con un gran acierto en tiros de tres y libres. El Lobe Huesca dejó unas muy gratas sensaciones el día del Grupo Iruña Navarra y jugó un partido muy complicado en tierras manchegas, donde mantuvo sus opciones hasta el final. Navarro se quejaba amargamente de que «parece, por las crónicas, que fue un desastre y no es así».

La LEB Oro no depara enemigos sencillos. El lunes finaliza el plazo para incorporar jugadores y todas las escuadras han alcanzado una definición aproximada de lo que quieren ser en el futuro. También el Lobe, que aunque no depende de sí mismo para evitar el 'play out' de descenso es un contrincante «difícil» para cualquiera. «Ahora se trata de intentar ganar los encuentros que podamos, ojalá el de Navarra sea un modelo con victoria incluida. Hemos de mostrar nuestra personalidad. Todos los partidos son importantes y este será fantástico. No queremos esperar a la última jornada, pero es complicado», continuaba Navarro.

El pívot francés Guillaume Yango, que hoy completará su cuarta participación con el Lobe, estuvo presente ayer junto al técnico y el presidente, José Manuel Rincón, en una sucursal de Caixa Penedés, patrocinador del club. La entidad regalará 'merchandising' en el descanso a los aficionados. El club espera una asistencia acorde a la importancia del duelo y a lo que juega el Lobe Huesca. Hay que confiar en ellos como en un Yango que ayer hablaba de las virtudes de sus compañeros y una liga en la que está encontrando una rápida adaptación.

Etiquetas