Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

ARQUITECTURA HISTÓRICA

El TSJA vuelve a anular la declaración de ruina del edificio Luces de Bohemia

El Tribunal ha desestimado el recurso del Ayuntamiento contra el fallo dio por nulo el decreto del alcalde Elboj que propició el derribo del inmueble.

El Ayuntamiento de Huesca ha recibido una nueva sentencia en contra. El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha desestimando el recurso interpuesto contra la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Huesca de 2007 que anulaba la declaración de ruina del edificio situado en el número 6 de Coso Bajo, conocido como el Luces de Bohemia por el bar que allí estuvo abierto y que se derribó hace más de tres años.

El juez de Huesca falló que el decreto que había firmado en 2005 el entonces alcalde Fernando Elboj declarando la ruina del inmueble quedaba anulado «al no ser conforme a derecho». No obstante, el mismo fallo subrayaba que dicha anulación se acordaba sin perjuicio de que «a administración, si fuera necesario por motivos de seguridad, pudiera acordar la demolición, total o parcial, del inmueble. Y así ocurrió.

La orden dada por el Ayuntamiento a la propietaria del inmueble para acometer la demolición siguió adelante. Desde finales de 2007 el espacio que ocupaba el Luces de Bohemia y un edificio anejo de dimensiones similares, es un solar por donde campaban las ratas hasta hace unas semanas, cuando se exigió su limpieza.

La sentencia de lo Contencioso-Administrativo respondía al recurso presentado por los inquilinos del inmueble, una vecina y tres empresas, entre las que estaba la cafetería Luces de Bohemia, contra la declaración de ruina estructural de edificio. El tribunal les dio la razón, pero permitió que el edificio se derribara y antes de decidir qué acciones seguían ante el fallo el Ayuntamiento presentó un recurso al no estar de acuerdo con la anulación del decreto del alcalde.

Los afectados estudiarán el contenido del fallo emitido por el TSJA y decidirán si piden o no indemnizaciones por el hecho de haber tenido que dejar su casa y sus negocios sin compensaciones. Estas no se produjeron al llegar el inmueble a una situación de ruina estructural porque, según denunciaron, la propiedad no acometió las reformas necesarias cuando le fueron requeridas.

El litigio de esta casa, que pertenecía a la Inmobiliaria Masari, se remonta a 1999. Ese año, la propiedad solicitó la declaración de ruina económica (el arreglo supera en más del 50% el valor del inmueble), pero el ayuntamiento la denegó. Tras un recursos, los tribunales dieron la razón a Masari y el ayuntamiento recurrió. El TSJA revocó la declaración de ruina económica, pero ya era demasiado tarde y la estructura estaba tocada.

El edificio se demolió a finales de 2007, pero la propiedad no llevó adelante sus planes de construir allí un hotel. Hace unas semanas, además de obligarles a limpiar, el ayuntamiento les ha avisado de la apertura de un expediente de expropiación si en un plazo determinado no se inician obras de reposición.

Etiquetas