Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

TRANSPORTE

La Guardia Civil detecta que el 22% de los vehículos pesados incumple normas de seguridad

Los agentes formularon 182 denuncias por velocidad y exceso de conducción tras inspeccionar 842 camiones y furgonetas.

La última campaña intensiva de vigilancia y control de furgonetas y camiones ligeros y de gran tonelaje efectuada por la Guardia Civil ha revelado un sorprendente nivel de incumplimiento de las condiciones técnicas y de seguridad de los vehículos pesados que circulan a diario por las carreteras de la provincia de Huesca. Prueba de ello es que más del 20% de los vehículos inspeccionados entre el 14 y el 21 de febrero fueron denunciados por infringir alguna normativa.

Los datos facilitados ayer por el jefe provincial de Tráfico, Andrés Fernández del Río, indican que los agentes de la Guardia Civil abrieron un total de 182 expedientes sancionadores a los 824 vehículos pesados controlados durante esa semana. El mayor número de denuncias se debió al exceso de velocidad (42), que está tipificado como una infracción grave o muy grave y lleva aparejada la pérdida de entre 2 y 6 puntos del carné.

El segundo lugar lo ocuparon las averías de los tacógrafos y el incumplimiento de los tiempos máximos de conducción, fijados en 4,5 horas ininterrumpidas, y de descanso, que dieron lugar a la formulación de otras 36 denuncias, y el tercero las deficiencias en la documentación, con 32.

Además, los agentes incoaron 20 expedientes por deficiencias técnicas en el vehículo, 8 por sobrepasar el límite de peso y 5 por no llevar abrochado el cinturón de seguridad. A todas ellas sumaron otras 39 denuncias por diversos conceptos. Para Fernández del Río, «que más del 20% de los vehículos registraran infracciones es un número alto».

Fuentes de la Guardia Civil indicaron que la mayoría de los controles se llevaron a cabo la semana pasada en las carreteras de mayor tráfico de vehículos pesados, como la N-II, la AP-2 y la A-2, además de otras vías de acceso al Pirineo como la A-23 y la N-330 (con especial incidencia en el túnel fronterizo de Somport). En la campaña participaron los afectivos de la Agrupación de Tráfico y los siete equipos especializados en transportes.

En toda España, los controles esperaban llegar a unos 15.000 camiones y furgonetas, lo que supone el 15% del parque de vehículos pesados del país. El objetivo era comprobar el cumplimiento de las medidas de seguridad para intentar reducir las cifras de siniestralidad ya que, solo en la provincia de Huesca, en el 15% de los accidentes registrados el año pasado se vieron involucrados furgonetas o camiones. El balance fue de una persona fallecida y otras 68 heridas de diversa consideración en los 97 accidentes, y eso sin contar las víctimas de los demás vehículos que sufrieron las consecuencias de estos siniestro.

La inmensa mayoría de los accidentes tuvieron lugar en carretera, pero un 10% ocurrieron en vías urbanas y por ello se había invitado a todos los ayuntamientos altoaragoneses con policías locales a que participaran en la campaña, aunque Fernández del Río no disponía ayer de estos datos.

Del 14 al 21 de febrero, las patrullas vigilaron el cumplimiento de los requisitos administrativos (tarjeta de transporte, seguro obligatorio, permiso de circulación, inspección técnica, carné de conducir, documento de control de carga, tacógrafo...) y de otros aspectos de seguridad vial como el peso de la carga, el estado de los neumáticos, y también alcoholemia, consumo de drogas o velocidad de sus conductores. La campaña coincidió con la operación TRUCK que la Organización Internacional de Policías de Tráfico realiza simultáneamente en más de 25 países europeos.

Etiquetas