Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

PLAGAS

"No hay una fórmula mágica para luchar contra los estorninos"

El especialista en plagas Agustín Perdiguer abogó por «la tenacidad» contra la plaga. La conferencia de expertos concluyó en Huesca con una charla de Badiola.

Juan José Badiola, ayer, durante su intervención en la clausura del congreso sobre las plagas.
"No hay una fórmula mágica para luchar contra los estorninos"
JAVIER BLASCO

Modificar el medio en el que viven los estorninos es el mejor sistema para acabar con la plaga. Así de contundente se mostró Agustín Perdiguer, especialista en el control de vertebrados perjudiciales y trabajador del Gobierno de Aragón. No obstante, aseguró que existen otras medidas menos drásticas que talar todo un parque para controlar la proliferación de estos pájaros. Podar la vegetación o los medios ahuyentadores como la pirotecnia, los disparos ultrasónicos y los sonidos de otros animales son algunos de estos métodos que ayudan a reducir la población, aunque no a acabar con ella.

Esta es una de las conclusiones del congreso de 'Plagas y organismos nocivos en espacios urbanos' que se ha celebrado en Huesca durante las dos últimas jornadas. y en el que han participado más de 200 especialistas de todo el país. Cómo controlar la proliferación de aves, ratas, topos o mosquitos son algunos de los temas que han centrado este encuentro que ha organizado por el Ayuntamiento de Huesca. Porque precisamente esta ciudad lleva más de 20 años luchando contra una de estas plagas, la de estorninos, y con éxito ya que la población se ha reducido hasta los 3.000 ejemplares, muy lejos de los 300.000 que se alcanzaron hace unos años.

Perdiguer, que fue uno de los encargados de las conferencias de la segunda jornada, -insistió en que no hay «una fórmula mágica y las soluciones parten de la experiencia y la experimentación». Asimismo, de las conclusiones de su conferencia destaca también que para el control de plagas en muchos casos se precisa de la combinación de métodos, «tenacidad, regularidad e investigación». Así, explicó como la utilización de rapaces «sirve en una zona abierta como un campo de golf o un aeropuerto», pero que no así en la ciudad.

También relató como los disparos -medida disuasoria que se utiliza en el parque de Huesca contra los estorninos- funciona, pero que han probado diferentes métodos hasta dar con el oportuno. «Primero contactamos con la sociedad de cazadores» y tras una primera sesión, se dieron cuenta de que los pájaros se fueron, pero solo hasta los tejados de las viviendas cercanas. Ahora es uno solo el que realiza esta actividad. Grabaciones, pirotecnia y sobre todo, subrayó, la poda de árboles, complementan el control de estorninos en Huesca.

Pero no solo se habló de plagas o problemas actuales, sino también de los que puedan llegar. Javier Lucientes, del departamento de Patología Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, hizo hincapié en este aspecto durante su charla sobre 'La fiebre del oeste del Nilo y los Parques urbanos' que está relacionada con espacios públicos y aves. «La evolución de éstas y otras afecciones que parecían exóticas demuestra que hay que adoptar medidas para su control», manifestó. «Entran algunos mosquitos que son un buen vector de algunas enfermedades tropicales como 'dengue'. La gente que viene suele estar inmunizada y casi más riesgo tenemos las personas que salimos a países tropicales, que no estamos habituados y que venimos con la enfermedad», relató. «El problema estaría cuando tienes la enfermedad y entras en contacto con estos vectores», aunque insistió en que está desde 2004 en España y de momento no se ha dado ningún caso.

 

Badiola cerró el congreso

Juan José Badiola, director del centro de encefalopatías y enfermedades transmisibles de la Universidad de Zaragoza, fue el encargado de clausurar este primer congreso sobre los problemas que causan aves gregarias y otros vertebrados. En esta ocasión dejó de un lado las vacas locas para hablar, al igual que Lucientes, de otras enfermedades que parecían exóticas u otras, como la Malaria, que se daban por extinguidas favorecidas «por la globalización» pueden aparecer en España. Qué medidas comenzar a tomar y en qué se debe trabajar fueron los ejes de su discurso.

Etiquetas