Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

división de honor juvenil

¿Se puede ganar al Barça?

El Huesca afronta el ilusionante reto de intentar batir al mejor equipo de la categoría, que está invicto y ha marcado 71 goles.

Algunos de los futbolistas del Huesca y parte del cuerpo técnico, en el entrenamiento de ayer.
¿Se puede ganar al Barça?
JAVIER BLASCO

La pregunta que cada semana se hacen los entrenadores, futbolistas y aficiones del fútbol español se extiende también a las categorías inferiores. La cantera de La Masía es una cadena irrompible de talentos que se modelan para alimentar de 'cracks' al primer equipo.

Los mayores son foco y espejo de los pequeños. Una de sus ramas, la juvenil, visita el domingo al Huesca de División de Honor juvenil (El Alcoraz, 12.00). Entrenados por Óscar García, al que se recuerda de su paso por el Barça de Guardiola y Luis Enrique -técnico del Segunda División-, también rompen estadísticas. Es el único club de la categoría que no ha perdido, ha marcado 71 goles en 22 choques y algunas de sus piezas son internacionales y han trabajado con Messi y compañía.

No es la guerra del Huesca, pero está ahí la ilusión por darse un alegrón. Es un partido especial para los chavales y un reto para el técnico, Quique García. Ha visto varios vídeos y presentará sus cartas. «No podemos perder la concentración ni tres segundos, eso lo primero. Y hemos de tener el balón lo máximo posible, discutírselo», señala. Así, se espera un conjunto oscense «valiente, no vamos a echarnos atrás porque nos ganarían de todas formas. Vamos a presionarles arriba, con orden y el riesgo de dejar espacios. A ver si robamos balones cerca de su meta y sorprendemos».

El Barcelona juvenil tiene grandes jugadores. Rafa Alcántara, hermano de Thiago, ya ha debutado con el conjunto de la categoría de plata. Y la nueva 'perla' es Gerard Deulofeu, subcampeón de Europa sub 17. Poseen varios africanos y su portero Jesús es hijo de Juan Carlos Unzué.

Toda la repercusión mediática que conlleva este duelo les ha ido bien para olvidarse de la dolorosa derrota en Lleida (6-2). Volverán al Alcoraz, donde ya se midieron al Mallorca en la primera jornada, e «intentaremos hacerlo bien allí. Me parece bien porque es un partido histórico y llevamos toda la semana trabajando para jugar en césped natural y en esas dimensiones».

Estarán todos sus jugadores, algo que no se había dado en el resto del campeonato. Y se motivan solos. «No hace falta decirles nada. Esta semana no hay que trabajar la cuestión mental. Saben que irá mucha gente, el rival... Están motivadísimos y muy ilusionados. Habrá que dejar de lado una carga emocional excesiva que no es buena», terminaba.

Etiquetas