Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

SUCESO

«Las obras nos han costado 40.000 euros y el seguro no quiere pagarnos»

Los responsables de la iglesia evangelista ubicada en los bajos del nº 20 de Zacarías Martínez, afectado por una explosión hace dos años, piden una indemnización por los daños.

La reconstrucción del nº 20 de Zacarías Martínez, donde una trágica explosión ocurrida el 23 de abril de 2009 dejó tres fallecidos y siete heridos graves, avanza por fin a buen ritmo después de que la compañía Santa Lucía se comprometiera a abonar el coste de las obras, valoradas en unos 400.000 euros. Sin embargo, las ocho familias que residían en el inmueble no fueron las únicas afectadas ya que la explosión también causó graves daños en el local de una iglesia evangelista en construcción ubicada en los bajos.

Casi dos años después del trágico suceso, los responsables de la iglesia se sienten ninguneados por la compañía de seguros Santa Lucía por no querer asumir el importe de los desperfectos. Su portavoz, Vicente Mateo, afirmó que en todo este tiempo «solo nos han mareado», denunció, y aunque han siempre han apostado por la vía de la negociación, están dispuestos ya a acudir a los tribunales ya que la aseguradora les ofrece una cantidad que consideran «ridícula». «No queremos hacer negocio, solo que nos paguen lo que se nos estropeó», subrayó este representante del templo evangelista.

 

Con sus fondos

Pese al silencio de la compañía, decidieron arreglar los daños con su dinero -lo aportan los miembros de la iglesia evangelista- y ya han invertido 40.000 euros. «Solo la cubierta nos costó 19.000 euros», aseguró Vicente Mateo, quien hizo hincapié en que si hubieran esperado a que reparara el tejado la aseguradora, «los daños serían hoy mayores y tendrían que pagar mucho más dinero», informó.

Mientras, las obras del edificio siguen el plazo previsto. La arquitecta, Isabel Urzola explicó que han terminado los trabajos de demolición y se está colocando ya la estructura metálica en las plantas 3ª y 4ª sobre la que se reconstruirán los pisos. «Ahora ya podremos correr bastante», señaló. Espera que las familias desalojadas puedan volver a casa en agosto.

Etiquetas