Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

TECNOLOGIA

El Centro de Digitalización de Walqa reduce su plantilla de 180 empleados al acabar el contrato

Fucoda y CC. OO. llegan a un acuerdo para readmitir a los trabajadores si ganan el nuevo concurso de la TGSS.

El centro funciona en Walqa desde febrero de 2009 con una plantilla de casi 200 trabajadores.
El Centro de Digitalización de Walqa reduce su plantilla de 180 empleados al acabar el contrato
JAVIER BLASCO

Los 180 trabajadores del Centro de Digitalización de Expedientes de Huesca irán al paro a lo largo de este mes, al finalizar el contrato firmado por la unión temporal de empresas (UTE) que lo gestiona y la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS). El centro empezó a funcionar en febrero de 2009 y ya ha cumplido con el encargo de informatizar todos los expedientes de varias provincias. Actualmente está en licitación un nuevo concurso que garantiza la continuidad del centro en el Parque Tecnológico Walqa, aunque existe la incógnita de si la nueva adjudicataria contará con los mismos trabajadores, pues el pliego de condiciones no contempla la subrogación.

A partir de la próxima semana, las empresas Indra y Fucoda, integradas en la UTE, irán comunicando a los trabajadores la rescisión de sus contratos de obra y servicios. Según el comité de empresa de Fucoda, será progresivo, a lo largo de todo el mes de febrero, y según la antigüedad.

El comité alcanzó ayer un acuerdo con la empresa que intenta garantizar la continuidad del empleo, aunque lógicamente condicionada a que Fucoda, que optará al nuevo concurso, consiga la adjudicación. Según este pacto, con la carta de despido se incluirá un compromiso de readmisión. Gerardo Montori, de Comisiones Obreras, dijo que se trata de un acuerdo verbal ante la Inspección de Trabajo «al que le damos todas las garantías», y lo valoró «positivamente». Dijo que es inevitable que esté a expensas de «si a partir de marzo la empresa repite la concesión». Indra no tiene representación sindical, pero fuentes de la UTE comentaron que «la idea es la misma».

 

Nuevo concurso

La Tesorería General de la Seguridad Social ha convocado un nuevo concurso cuyo plazo para la presentación de ofertas acaba el 14 de febrero. La UTE formada por Indra, Fucoda y Telefónica ha confirmado su interés en volver a concurrir. Las plicas se abrirán el 9 de marzo, por lo que el centro no retomaría su actividad al menos hasta abril. Este pliego, que fija un contrato para un año más otro de prórroga, no contempla la subrogación de los trabajadores.

Fuentes del sector comentaron que, sea cual sea la adjudicataria, lo lógico es que vuelva a contar con los mismos empleados, ya que están formados para este trabajo específico, consistente en digitalizar todos los expedientes de la Seguridad Social: altas de empresas y trabajadores afiliados, archivos de recaudación voluntaria y de apremio...

 

Un paréntesis «corto»

Fucoda espera que el paréntesis que ahora se abre «sea corto», señalaron desde la empresa. Justificaron el acuerdo con los trabajadores «por dar estabilidad al empleo», «aunque resulta inevitable que haya gente que vaya al paro por un tiempo». Se ha reducido la actividad al final del contrato y prácticamente ya no llegan nuevos expedientes para digitalizar. «El acuerdo nos beneficia a nosotros, porque fidelizamos una plantilla ya formada, y beneficia a los trabajadores, al darles garantía de continuidad».

Hace menos de tres meses, el director general de la TGSS, Javier Aibar, anunció durante una visita que el proyecto, que comenzó hace dos años como experiencia piloto y ha pasado por numerosas vicisitudes, se iba a reforzar con más puestos de trabajo -para este año la inversión prevista es de 10 millones de euros-. Entre sus promesas estaba la permanencia del proyecto en Huesca, con unas u otras adjudicatarias. También dijo que «no habrá un tiempo muerto» entre el fin de un contrato y el inicio de otro, y garantizó el traspaso de la plantilla a las nuevas empresas. «Los trabajadores seguirán siendo los mismos».

 

Mejores condiciones laborales

Fuentes sindicales han reconocido que las condiciones laborales han mejorado, tras los problemas de meses atrás. Los sueldos siguen siendo bajos -en torno a 700 euros para el grueso de la plantilla: operarios de almacén y de escáner, grabadores de datos y controladores de calidad-, «pero son los que marca el convenio». Entre los logros está la firma de un plan de incentivos.

Etiquetas