Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

NIEVE

La nieve y el hielo complican el tráfico en los accesos a pequeños pueblos

Las estaciones de esquí disfrutaron de una afluencia de público «inmejorable» y para hoy esperan abrir aún más kilómetros.

Formigal, en una jornada pasada
La nieve y el hielo complican el tráfico en los accesos a pequeños pueblos
ARAMóN

La resaca de la gran nevada caída el viernes en la mitad norte de la provincia de Huesca causó ayer problemas de circulación en muchos pequeños núcleos de la Hoya y de la Ribagorza, donde los efectivos de Protección Civil tuvieron que trabajar sin descanso para intentar deshacer el hielo. Además, por la mañana aún fue necesario el uso de cadenas en el paso fronterizo de El Portalet (A-136) y en el puerto del Serrablo (A-1604) y hubo dificultades también en Aínsa (A-138), Castejón de Sos (A-139) o La Peña (A-132), entre otros puntos.

En la Hoya, los bomberos trabajaron 12 horas ininterrumpidamente para despejar de hielo y nieve los accesos a Ena, Centenero, Loarre o Villalangua. Además, en la carretera entre Nocito y Bara, el peso de la nieve (se habían acumulado 40 centímetros) derribó cinco pinos, y tuvieron que cortar para poder limpiar la vía.

 

Desprendimientos en Graus

A las complicaciones derivadas de las heladas en los accesos a algunos núcleos de Graus, que provocó varias salidas de vía sin daños personales, se unieron, además, tres pequeños desprendimientos de piedras y rocas en la N-123 y en la A-139, cerca de la villa ribagorzana. La Guardia Civil tuvo que dar paso alternativo hasta que pudo limpiarse la calzada.

La cara amable de la nevada la ofrecieron, por contra, las estaciones de esquí. Las quitanieves trabajaron a primera hora para dejar los accesos limpios y la afluencia a los centros fue «inmejorable». Incluso llegaron a decir que era la mejor de la temporada con entre 20 y 50 centímetros de nieve recién caída y un cielo que se fue despejando poco a poco. Pero el de hoy se prevé aún mejor, ya que además podrán abrir más kilómetros y rozarán el 100%.

«Está muy animado y con una imagen de estampa, no se puede pedir más», comentaba ayer el director de Formigal Antonio Gericó, donde hoy esperan acercarse a los 100 kilómetros abiertos. También en Cerler aprovecharon para abrir más pistas y en el conjunto «ha mejorado mucho la calidad y la cantidad», detalló el responsable comercial Jaime Río. Desde la tercera estación del grupo Aramón, Panticosa, Jesús Agustín lo calificó como «el mejor día de la temporada». Por su parte, Astún también destacó la afluencia de público en un día «perfecto», según el director de márquetin, Andrés Pita, y Candanchú abrió 7 kilómetros más.

Etiquetas