Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

INVESTIGACIÓN JUDICIAL

El juez envía a la cárcel al yerno del anciano asesinado y deja a la hija en libertad con cargos

Josep Blanch volvió a confesar el crimen, pero no reveló detalles sobre el móvil ni sobre cómo mató a la víctima.

Josep Blanch fue llevado ante el juez por los Mossos y pocas horas después ingresó en prisión.
El juez envía a la cárcel al yerno del anciano asesinado y deja a la hija en libertad con cargos
DIARI SEGRE

El juez dictó ayer un auto de prisión provisional sin fianza contra Josep Blanch como presunto autor del asesinato de Esteban Moret, un vecino de Torrente de Cinca de 84 años de edad que el pasado 5 de diciembre apareció muerto a golpes en una finca agrícola de Massalcoreig (Lérida). Mientras, Griselda Moret, hija de la víctima y esposa del acusado, fue imputada por un presunto delito de encubrimiento y quedó en libertad con cargos.

Los dos acusados, que convivían con el anciano en Torrente de Cinca desde que este enviudó hace 4 o 5 años, fueron detenidos por los Mossos d'Esquadra el pasado miércoles en un apartamento de La Pineda (Tarragona) que era propiedad de la víctima y ayer fueron trasladados a los juzgados de Lérida.

Josep Blanch prestó declaración durante una hora y volvió a reconocer la autoría de los hechos -ya lo admitió el viernes durante la reconstrucción del crimen-, aunque según explicó su abogada al término de la comparecencia su cliente alegó que tenía muchas lagunas sobre lo que ocurrió el día del asesinato y no reveló más detalles sobre el móvil del crimen, ni sobre cómo mató a su suegro, ni si obtuvo o no ayuda para trasladar el cuerpo del anciano varias decenas de metros hasta el depósito en el que al final apareció.

Al parecer, el acusado aseguró también que durante estos días ha sufrido una crisis de ansiedad por la presión a la que le han sometido los investigadores de los Mossos para intentar esclarecer lo ocurrido. Una vez dictado el auto, fue trasladado a la prisión de Ponent de la ciudad de Lérida.

En las distintas declaraciones que le había tomado la policía autonómica desde el día en que fue hallado el cadáver, Josep Blanch siempre había defendido su inocencia e incluso había llegado a apuntar la posible implicación de algún 'ocupa' que hace meses se cobijaba en la caseta de la finca que era de su propiedad por una herencia familiar y que precisamente la víctima había salvado hace tiempo de ser embargada.

Sin embargo, los restos biológicos que recuperaron los Mossos d'Esquadra en la barra de hierro con la que el anciano supuestamente fue golpeado en la cabeza, antes de ser arrastrado hasta una arqueta de riego, finalmente le delataron. Precisamente, la llegada de los resultados de ADN precipitaron su detención el miércoles. No obstante, fuentes de la investigación han insistido también en que estos análisis no son los únicos indicios de culpabilidad que pesan sobre el sospechoso.

La hija niega su participación

Griselda Moret, hija de la víctima y esposa del acusado, también fue trasladada ayer por los Mossos a los juzgados, donde declaró durante unos 40 minutos. En su comparecencia, negó su participación en los hechos y, además, se mostró convencida de que su marido no era capaz de haber cometido el asesinato ya que, según ella, mantenía una buena relación con su padre. Tras oír su testimonio, el juez ordenó su puesta en libertad con cargos ya que le imputó un delito de encubrimiento, tras lo cual pudo abandonar los juzgados de Lérida ya sin esposas.

Etiquetas