Despliega el menú
Huesca
Suscríbete
última HORA horaAragón confirma 51 contagios, veinte más que hace siete días antesAl menos un herido en un accidente múltiple de cuatro vehículos en la A-68 en Figueruelas 

TRABAJO

La provincia suma 13.200 parados, casi el triple de los que había cuando estalló la crisis en 2008

En el último trimestre de 2010 se acentuó la sangría con 2.000 personas más que se fueron a la cola del Inaem.

La sangría del paro no cesa. La última Encuesta de Población Activa hecha pública ayer por el INE ha vuelto a poner de manifiesto la cara más amarga de la crisis económica ya que la provincia de Huesca cerró 2010 con un nuevo incremento de desempleados hasta alcanzar los 13.200. El único dato positivo es que la tasa de paro (12,6%) es la quinta más baja de España, solo superada por Guipúzcoa, Lugo, Álava y Segovia.

Los tiempos en los que el Alto Aragón presumía de tener pleno empleo parecen quedar ya muy lejos en la memoria pese a que se remontan solo a los años 2006 (5,2%) y 2007 (4,7%). El golpe a la actividad económica ha sido de tal calibre en este período que desde que estalló la crisis en 2008, el número de parados prácticamente se ha triplicado.

El último trimestre del año fue especialmente dramático para el mercado laboral altoaragonés con 2.000 personas más que en septiembre en la cola del paro. Este dato ha roto la esperanzadora y, al parecer, engañosa tendencia que se había registrado en los dos trimestres anteriores ya que la provincia comenzó el año con 14.300 parados, pero luego hubo dos descensos consecutivos hasta los 14.100 (de abril a junio) y los 11.200 (de julio a septiembre).

Las estadísticas de la EPA correspondientes al cuarto trimestre de 2010 indican que el número de hombres en situación de desempleo alcanza los 7.500, mientras que el colectivo de mujeres llega a las 5.700. El Alto Aragón contaba a 31 de diciembre de 2010 con un total de 91.200 personas ocupadas (53.700 hombres y 37.500 mujeres), lo que supone un descenso del 2,7% respecto a la misma fecha de 2009.

Por actividad económica, más del 60% de los trabajadores de la provincia pertenecen al sector servicios, que en el último año ha registrado una espectacular pérdida de 6.200 ocupados.

 

La construcción, como en 1997

También llama la atención la nueva caía en la tasa de ocupación del sector de la construcción, que continúa sin recuperarse del parón en la obra pública y privada. La prueba de ello es que las empresas del sector dan trabajo a 8.400 personas, la cifra más baja desde el año 1997. Y es que aunque el empleo parecía haberse recuperado ligeramente en la primera mitad del año, del tercer al cuatro trimestre de 2010 se registró un descenso de 2.600 ocupados.

La otra cara de la moneda la ofrecen los sectores agrícola e industrial. En el primer caso, el número de trabajadores creció en 4.000 personas, pasando de 8.900 a 12.900. Y eso que en el último trimestre del año hubo un descenso de 2.900 empleados. Con este significativo repunte, el peso de la agricultura dentro del mercado laboral de la provincia se ha disparado hasta el 14%.

Por lo que respecta a la industria, y a pesar de algunos cierres traumáticos como el de la fábrica de Luna que dejó en la calle a 200 personas en Huesca y Almudévar, el sector ha contabilizado un aumento de 800 trabajadores.

El secretario provincial de UGT, Fernando Gállego, valoró ayer negativamente el último balance de la Encuesta de Población Activa y tan solo vio como algo positivo «que al menos se está ralentizando la pérdida de empleo porque las empresas con más dificultades ya perdieron mucho en los primeros años de la crisis y ahora, aunque sigue habiendo problemas, la disminución es menor», señaló.

Gállego valoró el incremento de la ocupación en el sector agrícola y ahora solo espera que la tasa de paro de la construcción haya tocado fondo por fin. No obstante, sus previsiones para este 2011 no son halagüeñas. «Es más un deseo que una verdadera confianza, pero esperemos que al final del año se empiece a crear algo de empleo neto, aunque será muy poco», dijo. Este periódico no pudo conseguir del sindicato CC. OO. una valoración de los datos de la EPA.

Etiquetas