Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

POLÍTICA MUNICIPAL

Contenedores con llave y GPS para recoger la basura en los polígonos

El Ayuntamiento marca el 1 de abril como fecha para que la empresa Grhusa empiece a prestar el servicio a los empresarios.

Foto de archivo de una de las calles del polígono industrial Monzú.
Contenedores con llave y GPS para recoger la basura en los polígonos
F.P.

El principio de la directiva europea de responsabilidad medioambiental 'Quien contamina paga' se va a aplicar de forma rigurosa en los polígonos industriales de Huesca a partir del 1 de abril. Es la fecha que ha establecido el ayuntamiento para dejar de prestar el servicio de recogida de basuras en estas zonas de la ciudad y terminar así con un sistema de facturación lineal que ha provocado no pocas quejas de los empresarios en los últimos años.

A partir de la fecha indicadas, cada empresa dispondrá de un contenedor propio para depositar los residuos urbanos, ya que de los industriales se encarga el gestor autorizado. Cada uno dispondrá de una llave y de un sistema de identificación (TAG) que funcionará como un GPS de forma que quedará recogido cuántas veces se ha ido a buscar cada contenedor para pasar la factura.

Hace más de un año que la asamblea de la Federación de Empresarios de los Polígonos Industriales (FEPI) aprobó por unanimidad la 'personalización' del servicio de recogida de basuras. Desde entonces, los empresarios han pedido presupuesto a diferentes firmas, eligiendo finalmente a Grhusa (Gestión de Residuos de Huesca, sociedad anónima), que también se encarga de la recogida ciudadana.

Ignacio Almudévar, presidente de la FEPI, considera que el 1 de abril es «demasiado pronto» para la entrada en funcionamiento del nuevo sistema de recogida, ya que los usuarios todavía no han adquirido los contenedores. Se calcula que será necesario comprar entre 400 y 500 contenedores, ya que Grhusa no dispone de ellos para su alquiler. El precio de cada recipiente, que llevará un microchip con la información de la empresa y una llave, ronda los 200 euros. Cada industria se pondrá en contacto con Grhusa cuando necesite que se le haga la recogida. La 'levantada' de un contenedor se calcula que puede costar unos 6 euros.

Una tasa según los metros

En estos momentos, los empresarios pagan una tasa de recogida en función de los metros de su nave o recinto. Este sistema generó el descontento de muchas de las empresas que apenas generan residuos domésticos y que pagan lo mismo que otras con mayor volumen y frecuencia de recogida. En el año 2006 los industriales llegaron incluso a devolver los recibidos de la basura al ayuntamiento. Al final, se encontrado una fórmula que, en principio, convence a todos.

El concejal de Desarrollo, Fernando Lafuente, reconoce que este sistema «es más equitativo que el de establecer las tasas por metro cuadrado» con el que se pueden generar agravios. También señala que el hecho de que los contenedores estén cerrados con llave terminará con una práctica incívica pero común por parte de muchos ciudadanos que en lugar de depositar muebles y electrodomésticos en el Punto Limpio los dejan en los contenedores de los polígonos.

El 1 de abril el ayuntamiento dejará de prestar el servicio y las empresas que no quieran sumarse al nuevo método de recogida deberán depositar sus residuos domésticos en los contenedores de basura distribuidos en otros puntos de la ciudad.

Etiquetas