Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

SENTENCIA DEL JUICIO EN HUESCA

El acusado por el atropello en la Manhattan no volverá a prisión

La Audiencia de Huesca ha condenado a Victor Manuel Gómez Rivero a cuatro años de cárcel, pero ya cumplió tres y medio en prisión provisional antes del juicio.

El acusado por el atropello en la Manhattan, a la izquierda, sale de la cárcel acompañado de un familiar
Libertad provisional para el acusado de la discoteca Manhattan
JOSÉ MIGUEL MARCO

La Audiencia de Huesca ha condenado a cuatro años de cárcel y seis de privación de carné de conducir a Victor Manuel Gómez Rivero por el atropello a las puertas de la discoteca Manhattan de Huesca la madrugada del 28 de julio de 2007, en el que murieron dos personas y otras ocho resultaron heridas.

Sin embargo, Gómez Rivero no volverá a la cárcel, ya que ha pasado tres años y medio (tres cuartas partes de la condena) en prisión provisional en el centro penitenciario de Zuera antes de la celebración del juicio la semana pasada.

El tribunal le imputa al un delito de conducción temeraria, dos de homicidio por imprudencia, dos de lesiones graves y otros cinco de lesiones menos graves, y le condena a cuatro años de cárcel y a seis de privación del carnet de conducir.

La sentencia descarta la existencia de un dolo o intencionalidad en el comportamiento del acusado en los hechos y rechaza la posibilidad de que hubiera planeado el resultado que se produjo.

El fiscal y las acusaciones habían solicitado penas de 34 años y medio de prisión por dos delitos de homicidio y seis de lesiones por dolo eventual, mientras que la defensa sostuvo que todos ellos eran por imprudencia.

La semana pasada y ante la indignación de las víctimas del atropello y sus familiares, Víctor Manuel Gómez abandonó la prisión de Zuera con destino a un lugar desconocido, según informó su familia, un día después de dejar visto para sentencia el juicio, al considerar el tribunal que no existía un "racional riesgo de fuga".

Durante la vista, se confirmó que la madrugada en la que sucedieron los hechos el acusado circulaba a 106 kilómetros por hora cuando impactó contra la gente que salía de la discoteca. La velocidad y la influencia del alcohol ( 0,70) y las drogas, hizo que perdiera el control del vehículo. No frenó y chocó contra un primer grupo de personas que estaban sobre la acera, mató a una e hirió a dos. Los cuerpos de estos salieron proyectados e impactaron contra un segundo grupo de víctimas y causó cinco heridos. El coche, por su parte, colisionó contra una furgoneta aparcada frente de la discoteca que salió despedida a 34 kilómetros por hora y que se llevó por delante unos contenedores. Estos embistieron al tercer y último grupo de afectados, con el saldo de un fallecido y un herido.

Agresiones al acusado

El letrado de la defensa admitió la gravedad de los hechos pero aseguró que el acusado pudo intentar "hacerse el chulito" ante los clientes de la discoteca, pero sin intención de provocar el accidente.

El juicio terminó con dos intentos de agresión al acusado por parte de un familiar de una de las víctimas, que impidieron los agentes policiales que le custodiaban. Tras hacerse público el auto de excarcelación del acusado, los familiares convocaron una concentración ante la Audiencia de Huesca para expresar su rechazo a la orden de libertad, que se celebró el pasado domingo.

Etiquetas