Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

BALONCESTO

El Peñas busca su última bala

El Lobe Huesca sondea el mercado para encontrar a un pivot con poder de intimidación bajo aros y conocedor de la LEB Oro .

Imagen de un entrenamiento del Lobe Huesca en el Palacio de los Deportes.
Herrero:
RAFAEL GOBANTES

La moneda vuelve a estar en el aire y la esperanza de los jugadores del Peñas, el cuerpo técnico, la directiva y la afición es que en esta ocasión caiga de cara. Cortado Atkinson, el equipo busca un refuerzo para ganar poder bajo aros, tanto en ataque como en defensa. Y no se puede fallar.

El problema con el que se encuentra es triple: la falta de tiempo, la escasez de dinero en la caja lo que cercena aún más las posibilidades y un mercado escaso de jugadores para lo que necesita el Lobe Huesca. Porque el club no puede experimentar, ni tampoco esperar a que el nuevo jugador se acomode a las exigencias de la entidad. Fichar a un 'rooky,' en principio, está descartado.

La operación comenzó hace ya unos días. Básicamente desde que se tuvo claro que Atkinson no iba a seguir ya que no se adaptó al baloncesto requerido por los técnicos.

Lo primero que se ha hecho ha sido llamar a las puertas de los equipos de la ACB. Pero la respuesta ha sido insatisfactoria. Los pivot nacionales que no tienen minutos y pueden ser interesantes llenan cupo -cada equipo debe tener un mínimo de cinco españoles en plantilla- por lo que no pueden salir de sus clubes.

Así las cosas, la directiva del Peñas peina el mercado europeo o norteamericano con pasado español. Es decir, se quiere a un jugador con curriculum en la ACB o en la LEB Oro, porque "no podemos esperar a que el nuevo jugador se adapte. Si no juega en el primer partido deberá hacerlo en el segundo, y aportando cosas", recalca Manolo Freire, directivo del Peñas.

En un brochazo grueso, el club sondea el mercado para captar a un pivot grande, con poder intimador, que conozca cómo es la LEB Oro y con fecha de caducidad para la presente temporada.

El club no quiere prisas porque no se puede equivocar, pero tampoco puede dormirse en los laureles debido a que el mercado de invierno se cierra el próximo 28 de febrero y porque la liga regular pondrá el broche el 16 de abril. Y quizá desde alguna semana anterior se sepa si el club se queda una temporada más en el segundo escalón del baloncesto español o debe encauzar su juego a salvarse en el play-off.

Y mientras se espera al último fichaje de la temporada, el equipo sigue entrenando con la mente puesta en el partido de la próxima jornada contra el líder en el Palacio de los Deportes. Y como era de esperar, los problemas siguen cosidos al Lobe Huesca. Una vez que Johnson y Bonds han salido de la enfermería y han entrado en los planteamientos de Navarro, se 'cae' Chus Aranda con problemas serios en un abductor que, posiblemente, lo dejen fuera para el próximo encuentro.

Además, Javier Salsón está entre algodones por problemas en sus isquiotibiales producto, quizá, de la sobrecarga de partidos. La incorporación de Johnson y Bonds se dejó notar ya en el partido contra el Girona pese a la derrota. Su aportación dio más consistencia al juego del equipo, pero que sigue pecando de falta de mentalidad durante los cuarenta minutos que dura un partido. El resultado final (81-66) fue engañoso respecto al juego desplegado.

Etiquetas