Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

BALONMANO

Pendientes del codo de Julio

El portero del Obearagón se lesionó al golpearse contra un poste y hoy se conocerá el alcance de la lesión. El canterano Fernando Quintana, en la recámara por si fuera necesario.

Julio Rodríguez, en un entrenamiento del Obearagón en el Palacio.
Pendientes del codo de Julio
J. B.

Hoy se sabrá el alcance de la lesión de Julio Rodríguez que se lastimó su codo derecho en el partido disputado el sábado contra el Torrelavega. El doctor Fernando Sarasa le atendió a pie de pista, se le hizo un vendaje de contingencia y un par de minutos después volvía a estar bajo los palos y a ser decisivo en el agónico triunfo contra el conjunto cántabro. Tras el partido, apenas podía mover el brazo. En frío, le dolía, y mucho. Así contó tras el encuentro cómo se produjo la lesión: "Fue en el rechace de una jugada, salí y me golpee en el canto de un poste". El portero estaba más que satisfecho por el resultado final. "A mi este partido me ha encantado. Hemos demostrado que sin salir centrados hemos sabido llevar durante la segunda parte el tiempo del juego para poder ganar y eso es lo que hace realmente grande a un equipo".

En la victoria del Obearagón del pasado sábado tuvo un papel importante la afición, que no cejó en su empeño de animar al siete del Obearagón y que tuvo especial reconocimiento hacia Julio Rodríguez, un jugador que tiene especial sitio en su vitrina de favoritos. Y así explicó Julio su reentrada al campo después de lesionarse: "La gente no se lo puede imaginar, pero lo único que pensamos cuando entramos en un campo es en darlo todo. Puede quedar muy bonito, pero es que es así. Lo puede decir cualquiera de mis compañeros; no pensamos en nosotros mismos sino en el equipo y en quedarnos con los dos puntos".

Si las radiografías que le hagan hoy a Julio Rodríguez confirman un periodo de inactividad, el directivo del BM Huesca Javier Zaragoza confirmó que subirá al primer equipo el canterano Fernando Quintana.

El partido contra el Torrelavega llevó al Obearagón al filo de la derrota. El equipo de Nolasco ha cerrado la primera vuelta en casa sin perder un solo punto, pero los cántabros vendieron muy cara su derrota. Obearagón Huesca cierra la primera parte del campeonato en Irún, el próximo sábado contra el Bidasoa, y el aviso recibido por el Torrelavega fue serio.

Fuerza mental para ganar

Nolasco advierte de cara a cualquier partido que, el equipo, sin intensidad, baja muchos enteros y puede ser víctima propiciatoria de cualquier otro conjunto. El Torrelavega destapó las carencias del Obearagón que se quedó sin fluidez en el ataque. "Jugamos muy mal, pero tuvimos la suerte de que el partido fuera a nuestro lado", recalcó. Para lograr esa victoria que le permite seguir liderando la tabla compartido con el Pilotes, Nolasco modificó la defensa tradicional y puso una mixta sobre Óscar Río. El escaso banquillo del Torrelavega 'ayudó' a la remontada de un Obearagón más espeso que en cualquier otro partido. La lectura positiva del técnico tras la agónica victoria es que "ya hemos vuelto a la competición por lo que espero que el próximo partido lo hagamos mucho mejor". Y también aplaudió la mentalidad de sus jugadores. En un partido "horrible", tal como lo calificó, el siete del Obearagón fue capaz de darle la vuelta a una desventaja de ocho goles ante un buen equipo como el Torrelavega. "Al final hemos ganado de uno, y hemos tenido situaciones de cuatro jugadores, otras con uno menos, con fallos delante de su portero... Pasaron muchas cosas en el partido, pero en la segunda parte tiramos de mucha intensidad con más corazón que con cabeza. Y me quedo con ese carácter y espíritu de ganar con muchas cosas distintas", reiteró Nolasco. El técnico tuvo palabras de elogio para el grupo y en particular para Sladic con dos lanzamientos vitales para la victoria.

Etiquetas