Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

SD HUESCA

Objetivo al alcance

El Huesca ya piensa en vencer al Albacete y cerrar la primera vuelta con 25 puntos.

El navarro Jokin trata de jugar la pelota en el partido del pasado sábado en el Nuevo José Zorrilla de Valladolid.
Objetivo al alcance
CARLOS PASCUAL

El traspiés de Valladolid no debería minar la moral de un equipo en crecimiento, que llevaba ocho partidos sin perder y una derrota en los últimos trece. El Huesca puede cerrar la primera vuelta con una victoria en casa que le sitúe con 25 puntos, una media que invita a pensar en la permanencia. El rival será el Albacete de Calderón, que tiene uno más en la tabla. Con los resultados de ayer, el equipo azulgrana se ha quedado con un punto de margen sobre el descenso.

La clasificación se ha apretado todavía un poco más. Entre el séptimo puesto que ocupa el Villarreal B y el decimoctavo de Las Palmas hay doce escuadras en solo seis puntos de diferencia. Esa es la escasa brecha que se ha abierto en este pelotón, a un partido de alcanzar el ecuador de una Liga tremendamente competida.

La semana pasada, si el Huesca hubiese ganado al Betis, al que tuvo a punto de caramelo, y teniendo en cuenta que los filiales de Villarreal y Barcelona no pueden jugar la fase de ascenso, el conjunto azulgrana se habría colocado a tres puntos de la frontera de dicha liguilla. No es que sea su objetivo, pero el dato sirve para ilustrar los vaivenes que se producen de una semana a otra cuando existe semejante congestión. Por eso los juicios de valor deben huir del repentino cambio de color.

El menos goleador

Lo que no está sometido a opinión es el registro goleador del Huesca, que señala 14 dianas, una menos que Tenerife y Nástic, y le deja como el peor realizador de la categoría hasta la fecha.

Es lógico pensar que con unos números más amables, el equipo de Onésimo, que saca una rentabilidad enorme a cada gol, ocuparía una posición más desahogada en la tabla.

Este déficit obliga a afinar mucho en el aspecto defensivo. Por eso cuando se da una mala tarde como la del pasado sábado y aparecen despistes en la retaguardia, es complicado obtener algún tipo de rédito.

Arriba, solo Camacho y Gilvan se podría decir que están en un promedio anotador aceptable, destacado en el caso del aragonés. Roberto, la principal referencia, ha hecho dos goles en un partido y se ha ido de vacío en los otros diecinueve. No se le puede reprochar su sacrificio, que es encomiable, y tampoco es que esté disfrutando de tres buenas ocasiones por partido. De su brega también se benefician otros. Incluso cabe pensar -como piensa una parte de la masa social- que con otro depredador a su lado empezaría a ver puerta -recuérdese la primera etapa con Rubén Castro-. En ese rol se esperaba a un Jorge Galán que, de momento, no está respondiendo a las expectativas generadas. Su perfil es más de concretar que de ayudar a producir.

Búsqueda de refuerzos

La búsqueda de refuerzos no se antoja sencilla en los parámetros de cierta austeridad en los que se mueve el Huesca, que no puede comprometer el futuro de su economía de forma caprichosa. La seriedad en los pagos puede ser una baza a su favor, pero también es cierto que, al margen de este aspecto, hay clubes que solo por el nombre o su pasado resultan más atractivos para aquellos futbolistas dispuestos a moverse.

Etiquetas