Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

BALONCESTO

El Lobe se queda sin ideas

El partido contra el Girona se le hizo muy largo al equipo de Ángel Navarro, que sufre su octava derrota seguida de la temporada.

Bonds, que reaparecía ayer, salta con el alero catalán Sergi Pino.
El Lobe se queda sin ideas
DIARI DE GIRONA

Girona, 81

Lobe Huesca, 66

Girona Canals (9), Navarro (19), Levi Rost (11), Ortega (10), Middleton (6) -cinco inicial- También jugaron Ordín (7), Pujols (0), Kedzo (13), Labbate (0), Pino (4), Jiménez (2).

Lobe Huesca Herrero (5), Chus Aranda (0), Bonds (5), Salsón (16), Stevie Johnson (10) -cinco inicial- También jugaron Ventura (4), Asier Zengotitabengoa (9), Brown (6), Freimanis (11), Atkinson (0).

Parciales: 11-18, 32-36, 26-14 y 23-16.

Árbitros: Josep Pla y Rafael Serrano. Eliminado el local Levi Rost por personales.

Incidencias: Fontajau. Unos 900 Espectadores.

Girona. Se va repitiendo la historia para Lobe Huesca. Los de Ángel Navarro empezaron bien en el pabellón de Girona, dominando en los dos primeros cuartos, pero al final, los encuentros se le hacen muy largos, con algunos jugadores que no justifican su plaza, y acaba perdiendo el equipo con claridad. Ya son ocho tropiezos consecutivos con una historia que empieza a ser repetitiva. Malas sensaciones da este enfermo a pesar del regreso de Bonds y de Stevie Johnson. Salsón y Frei-manis esta vez fueron los más destacados. Pero como siempre, demasiado aislados.

Lobe Huesca salió muy fuerte, consciente de la necesidad de triunfo después de siete derrotas consecutivas. El buen trabajo en defensa del equipo de Ángel Navarro hizo que contraatacara con velocidad, haciendo el baloncesto que más le gusta al conjunto peñista. El control del encuentro era de los oscenses con claridad (2-10, minuto cinco).

Los gerundenses movieron su banquillo con la entrada de jugadores como Nacho Ordín y Kedzo, buscando algún revulsivo que desembozara el juego de ataque, pero los errores de un Girona con muchas lagunas en defensa, y con un balance defensivo pésimo, le condicionaba mucho a la escuadra local. 11-18 al final del primer cuarto, con un gran trabajo de los altoaragoneses bloqueando los sistemas ofensivos del Girona.

Las cosas empeoraron más para los catalanes en el inicio del segundo cuarto, cuando a golpe de triple, el Lobe Huesca se iba con una máxima ventaja de 12 puntos (15-27, minuto trece). Asier sacaba su metralleta, bien secundado por jugadores como un excelente Frei-manis.

Las cosas aún se le pudieron poner mejor a los altoaragoneses cuando dos piezas claves en los engranajes locales, el veteranísimo Middleton y Levi Rost, se ponían con tres faltas personales, pero los oscenses tuvieron un segundo cuarto aciago en los lanzamientos libres. Entre ese factor (dos de ocho al descanso, con fallos de Bonds y de Zach Atkinson) y una racha final gerundense liderada por Canals y Ortega, las diferencias quedaron minimizadas.

Una lástima, porque a 3:26 del final, Brown ponía a Lobe Hueca once arriba con un 23-34, pero la reacción final de coraje de los locales, con cuatro puntos finales de Canals, dejaba las cosas en el intermedio más ajustadas. Freimanis era el mejor con nueve puntos, bien secundado por Brown y Salsón. En lo negativo, Stevie Johnson también estuvo más tiempo del necesario en el banco por problemas de faltas, ya con tres en su haber.

En el tercer cuarto, Girona salió más agresivo en defensa. Los oscenses aguantaban las embestidas gracias a los puntos de los interiores, Salsón y Stevie Johnson. Pero una decisión táctica de Ricard Casas supuso el aldabonazo final para las aspiraciones del Peñas. Girona se puso en una defensa zonal 3-2 que colapsó el ataque de los aragoneses, con problemas para circular la pelota y hallar tiros fáciles.

Los errores en el ataque peñista hacían que el cuadro catalán pudiera también asegurar su rebote defensivo, sacando más a menudo los contragolpes locales, con David Navarro haciendo mucho daño. Se ponía por delante el equipo local y con un parcial en los últimos minutos de 12-0 el electrónico al final del cuarto estaba en un descorazonador 58- 50. El trabajo de los veinte iniciales se había esfumado.

En el inicio del cuarto parcial, intento de reacción de los altoaragoneses, con Asier Zengotitabengoa liderado desde el juego exterior. En un arranque de coraje el equipo de Ángel Navarro llegó a colocarse sólo cuatro abajo con un 60-56, pero por desgracia fue un espejismo. Se le fundieron ya los plomos en lo físico al cuadro peñista. Ni defendiendo ni atacando, el partido se allanó para un Girona muy cómodo, anotando bien, con transiciones eficaces y sin opciones a la sorpresa.

Etiquetas