Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

Plan de choque contra los grafitis

La plaza de País Vasco es una de las más castigadas por los grafitis en el paseo de las Autonomías.
Plan de choque contra los grafitis
J. BLASCO

Muchas comunidades de vecinos se podrán ahorrar a partir de ahora gran parte de las derramas que tenían que abonar para limpiar periódicamente de pintadas sus portales y fachadas ya que el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Huesca va a poner en marcha un plan especial para eliminar los grafitis en propiedades privadas, especialmente en zonas como el paseo de las Autonomías o los Olivos.

Este plan de choque viene a complementar el arduo trabajo que lleva realizando desde el pasado mes de julio una brigada de Medio Ambiente -compuesta por un oficial y dos operarios- con la ayuda de un vehículo eléctrico que adquirió el consistorio oscense y cuyo consumo diario es de poco más de 1 euro. Gracias a un sistema de chorros de agua a presión, es capaz de borrar grafitis en varios tipos de superficie. Pese a que exigió una elevada inversión, 78.000 euros, el consistorio pretende amortizarlo en poco tiempo ya que los gastos de limpieza de pintadas suponían a las arcas municipales hasta 80.000 euros anuales por subcontratar el servicio.

Parques, plazas, mobiliario...

Según explica Germán Sanromán, concejal de Medio Ambiente, desde que se puso en marcha este nuevo equipo de hidroborrado, ha actuado en la eliminación de pintadas y grafitis de distintos espacios y edificios públicos de la ciudad (parque de Miguel Servet, parque del Isuela, polígono 41, plaza de Europa, parque de los Gaviones, colegios y otros edificios, áreas de juegos infantiles, centro de la ciudad) y en el mobiliario urbano (bancos, farolas, papeleras...). También se han limpiado pintadas en espacios privados que por sus contenidos xenófobos, políticos o de alusiones personales podían resultar ofensivas.

Aunque no es de su competencia, las continuas quejas que venían llegando al consistorio en los últimos años por los elevados gastos que tenían que asumir las comunidades de vecinos para la limpieza de estas pintadas, llevó al Ayuntamiento de Huesca a proponer un plan de actuación para propiedades particulares.

Dicho plan arrancará en el paseo de las Autonomías, quizá la zona más castigada por los grafiteros. Recientemente, el alcalde de Huesca, Luis Felipe, y el concejal de Medio Ambiente, Germán Sanromán, se reunieron con los presidentes de 12 comunidades de esta zona del barrio de Santiago para ponerles encima de la mesa una propuesta para actuar conjuntamente para extender el modelo a otras zonas de la ciudad deterioradas por los grafitis.

José Antonio Lozano, presidente de la Asociación de Vecinos de Santiago, explica que el planteamiento del consistorio "es que ellos pondrán la máquina hidrolimpiadora y el personal y los vecinos de las comunidades solo tendrán que pagar la pintura de aquellas superficies que hayan quedado deterioradas". En principio, solo se podrán eliminar los grafitis de muros de cemento, piedra o ladrillo y de elementos metálicos como puertas de garaje, armarios de suministro eléctrico...

Según Lozano, el Ayuntamiento de Huesca se ha comprometido a examinar todas las plazas y edificios afectados, evaluar el tipo de intervención que requieren y finalmente presentar un presupuesto. "Cada comunidad, por su parte, tendrá que firmar un documento autorizando la limpieza y comprometiéndose a pagar los costes que se deriven", añadió.

No obstante, el presidente de la Asociación de Santiago recalca que los propietarios se ahorrarán mucho dinero con esta fórmula. De hecho, los inquilinos de los números 1, 2 y 3 de la plaza de País Vasco, por ejemplo, han suspendido una derrama de 60 euros por propietario que habían aprobado para la limpieza de grafitis a la espera del presupuesto que les presente ahora el consistorio y que será sensiblemente menor. "Habían pasado ya el primer recibo y estaban a punto de pasar el segundo. Menos mal que aún estaban buscando a la empresa que lo iba a hacer porque ahora saldrá mucho más barato", subrayó Lozano.

Han descendido las pintadas

El presidente de Santiago valora muy positivamente la actuación del Ayuntamiento "porque aunque en todas las plazas del paseo de las Autonomías hay más o menos pintadas". Y eso que José Antonio Lozano también reconoce que en los dos últimos años, el número de grafitis al menos no ha aumentado, "aunque quizá también es porque ya no cabe ninguna pintada más en las fachadas".

Por último, los vecinos de Santiago sí reivindican que una vez limpias las fachadas, "luego la Policía Local incremente también la vigilancia para que no vuelvan a llenarse de pintadas". "Porque hubo una comunidad que pintó en primavera toda la fachada y les duró limpia poquísimo", recalca.

Etiquetas