Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

AYUNTAMIENTO DE HUESCA

Luis Felipe saca adelante por la mínima el último presupuesto del mandato

Solo los once concejales del equipo de gobierno (PSOE-PAR) respaldaron las cuentas, que votaron en contra los tres grupos de la oposición.

El alcalde (derecha) junto a su primer teniente de alcalde, del PAR, en el pleno de presupuestos.
Luis Felipe saca adelante por la mínima el último presupuesto del mandato
FERNANDO PAúLES

Con el deseo de que la crisis acabe pronto. Así puso punto final al pleno de presupuestos el alcalde de Huesca, Luis Felipe. Unas cuentas marcadas por los ajustes económicos, cifradas en casi 50 millones de euros, 15 menos que en 2008. Serán las últimas de este mandato, y como en las cuatro ocasiones anteriores, salieron adelante con los votos de los once concejales del equipo de gobierno (PSOE-PAR). Los diez que suman CHA, IU y PP votaron en bloque en contra.

La concejala de Hacienda, Carmen Cáceres, defendió que no se ha querido ejercer mayor presión fiscal "en momentos tan duros" para no gravar más las economías familiares y a las empresas (el 40% de las tasas e impuestos se congelan) y avaló con datos la buena salud de las finanzas locales: un porcentaje de deuda del 43%, muy por debajo de lo permitido por la ley (125%); y la séptima posición entre las capitales de provincia menos endeudadas.

El PSOE, consciente de la proximidad de la cita electoral, también aprovechó para hacer balance y recordar los 146 millones de euros invertidos desde que gobierna (1999-2011).

Solo sus socios de gobierno apoyaron unas cuentas que se han presentado como "sociales", con una aportación adicional de 400.000 euros a la Fundación de Servicios Sociales, aunque este dinero viene a compensar lo que restan otras administraciones, ya que el presupuesto acaba reduciéndose un 5%.

El portavoz del PAR, Fernando Lafuente, calificó el presupuesto de "riguroso", dadas las limitaciones marcadas por el Gobierno central, pero no exentos de ambición, en alusión a la reforma del paseo de Ramón y Cajal.

Enfrente se situaron el resto de grupos. Pilar Novales, de IU, también se refirió al pasado, pero para criticar la enajenación del patrimonio municipal en la financiación de obras faraónicas como el Palacio de Congresos. Por contra, añadió, apenas se ha avanzado en la peatonalización del centro o en la erradicación del chabolismo.

Miguel Solana, de Chunta Aragonesista, en su último debate de presupuestos (no volverá a ser candidato), insistió en la política "despilfarradora" de estos años, que han traído como consecuencia el presupuesto "de la gran resaca". Denunció que se resienten las políticas sociales precisamente cuando hay más necesitados y recordó que Cáritas vaticina que un nuevo año todavía peor por la desaparición del subsidio de 400 euros. "La derecha ha mandado en este país sin necesidad de gobernar", dijo, para añadir que "un partido socialista no puede dejar a la caridad social que resuelva los problemas".

El principal partido de la oposición, el PP, duda de las garantías dadas por el Ministerio de Fomento y el Gobierno de Aragón para financiar la reforma del paseo de Ramón y Cajal y pidió al alcalde que esos compromisos se plasmen por escrito. Su portavoz, Ana Alós, puso como ejemplo de ineficacia que en 2011 habrá que pagar la mitad del solar (210.000 euros) que el anterior alcalde compró para el traslado de los chabolistas de las Mártires, una ubicación ahora desechada. Consideró que su propuesta alternativa de presupuestos, que contemplaba una rebaja del 2% en el IBI, era "rigurosa y previsora".

Etiquetas