Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

BALONMANO

Un equipo que permite soñar

La plantilla cierra el 2010 coliderando la División de Honor y volverá a los entrenamientos el próximo 4 de enero para terminar la primera vuelta y afrontar la segunda que debe desembocar, como mínimo, en un puesto para jugar el sector de ascenso.

La plantilla del Obearagón Huesca calienta en el último entrenamiento del año. Después, vacaciones hasta el 4 de enero.
Un equipo que permite soñar
JAVIER BLASCO

A casa y con deberes para no perder la forma. Obearagón puso ayer el punto final al 2010. Vacaciones para el colíder de la División de Plata del balonmano español -comparte la plaza con Pilotes- para retomar el trabajo el próximo 4 de enero. Unos días por delante para desengancharse del balonmano y para recargar las pilas. Quedan dos partidos para acabar la primera vuelta -Torrelavega y Bidasoa- que, en principio, deberían saldarse con cuatro puntos más en la tabla y arrancar la segunda vuelta desde lo más alto. Pero nadie quiere euforias. Y menos uno de los capitanes, Ibai Cano. "Es bueno que todo el entorno esté emocionado, pero nosotros debemos estar tranquilos", indica.

El extremo zaragozano subraya que no hay ningún tipo de presión. El mensaje quedó claro en la presentación del equipo, y en nada ha cambiado: luchar por el play-off que da derecho a jugar por un puesto para la Asobal. "Esto es muy largo y la presión llegará conforme se avance en el campeonato y estemos ya jugando los puntos para afianzar el liderato o los puestos de play-off", señala el capitán. El equipo conformado por Francisco Nolasco ha mezclado veteranía y juventud. Su apuesta por un balonmano más espectacular está dando resultado, pero nadie quiere lanzar campanas al vuelo, porque falta todo un mundo y nada hay hecho.

Una de las personas que con más intensidad vive el día a día del equipo es José Luis Labordeta. Prácticamente asiste a todos los entrenamientos. Es uno de los fundadores del club, y en estos quince años ha vivido todo tipo de experiencias. Ahora se encuentra en el momento más dulce de la historia del BM Huesca. "Siempre hemos estado sufriendo y lo que estamos viviendo en esta temporada no es lo habitual. Es atípico el rendimiento, porque no tenemos un equipo de estrellas, pero sí de muy buenos jugadores". En muchas ocasiones, Labordeta se convierte en un segundo padre para muchos miembros de la plantilla. Y quizá, también, en una de las voces más críticas del equipo cuando no juega bien... aunque gane. "Si sacamos adelante un partido, pero con mal juego me quedo solo con los dos puntos, pero no nos quedamos contentos. Cuando ganamos y la gente se divierte lo celebramos. Y este año, con altibajos, creo que estamos dando espectáculo", señala.

Tiene confianza en el equipo y es consciente de que el parón le va a venir muy bien "desde el punto de vista psicológico. Creo que los chavales están un poco cargados, porque no se esperaban terminar el año en este puesto". Labordeta llega a la Navidad "feliz y tranquilo", algo no habitual en las últimas temporadas. Y señala que tampoco hay que entender ese estado de ánimo con "un exceso de alegría. Estamos como el cazador; quieto en la mata a ver qué ocurre. La realidad es que tenemos una alegría contenida con la esperanza de que terminemos organizando el sector de ascenso". Y es que su deseo es ese: quedar segundos en la competición regular para organizar la fase de ascenso y ganarla.

El 4 de enero arranca el año y una segunda vuelta muy complicada. Y es que tras el Almoradí, Obearagón retomará el calendario contra Anaita, Pozoblanco, Cangas, Teucro y Badajoz. Casi nada. Cinco citas donde se afianzará el futuro más próximo del Obearagón Huesca en una liga muy competitiva y con muchos candidatos para subir.

Etiquetas