Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

LOS MONEGROS

Cigüeñas y palomas inundan de suciedad viviendas, calles y mobiliario de Sariñena

La parroquia se gasta 5.000 euros al año en reparar los daños que causan en la iglesia. El consistorio aplicará medidas disuasorias.

Las aves han invadido la torre y la cubierta del templo.
Cigüeñas y palomas inundan de suciedad viviendas, calles y mobiliario de Sariñena
PATRICIA PUéRTOLAS

Alrededor de 5.000 euros anuales invierte la parroquia de Sariñena en la reparación de los daños que cigüeñas y palomas causan en la cubierta de la iglesia de San Salvador. A ello hay que sumar los problemas de suciedad, impacto visual y hasta salubridad que las aves provocan en la zona más céntrica del pueblo.

La situación, que ha suscitado las críticas vecinales, se evidencia en el estado del mobiliario urbano, las calles y las aceras y, al mismo tiempo, provoca problemas en los tejados de las casas y en las canalizaciones del agua de lluvia. En el caso del templo parroquial, existen "seis goteras considerables que afectan a la bóveda del edificio y que pueden verse desde el interior", según explica el párroco, José Antonio Satué. Al referirse a las dimensiones de la situación, que ha sido evaluada por el arquitecto diocesano, Satué asegura que en las zonas soleadas de la cubierta, "el número de aves, aunque exagere un poco, puede llegar a ser mayor que el de tejas".

El concejal de Medio Ambiente, Félix Ballarín, reconoce que la situación es "complicada" e "incómoda" y en este sentido asegura entender las críticas y el malestar de los vecinos afectados. Así, tras varios meses de trabajo, el consistorio bajara la ejecución de diversas medidas, entre ellas, la esterilización, las capturas, la habilitación de dormideros alejados del casco urbano así como la colocación de elementos punzantes en cornisas o alerones para reducir los asentamientos de las aves. La decisión definitiva se adoptará en la comisión de Medio Ambiente, que se convocará durante los primeros días de 2011.

De forma paralela, el Ayuntamiento está realizando un listado de edificios deshabitados y solicitará a los propietarios el cierre de cualquier acceso para evitar que se conviertan en lugares de descanso y nidificación de palomas. Asimismo, tiene pendiente la convocatoria de una reunión con el párroco del municipio.

A pesar de todo, Ballarín advierte que la solución es "complicada" y tomando como ejemplo la experiencia de otros ayuntamientos, asegura que lo más probable es que se opte por la combinación de varias medidas "que nos permita controlar la reproducción y aleje los problemas actuales del centro de la villa", señala el edil. De hecho, Ballarín manifiesta que "eliminar todas las aves es imposible y por ello, el objetivo es controlar las poblaciones".

Nueva iluminación del templo

Por otro lado, además de la obligada inversión en el problema derivado de las aves, la parroquia de Sariñena ha impulsado la mejora de la iluminación interior del templo. A falta de algunos detalles, las actuaciones están prácticamente finalizadas y han supuesto la renovación de la instalación. En total, se han invertido 29.480 euros, 15.000 de los cuales han sido aportados por el departamento de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón. No obstante, los costes han sido "mayores de lo previsto" y ahora, la parroquia pide la colaboración de los feligreses para poder hacer frente al resto de la inversión (14.480,2 euros). Asimismo, a través del Obispado de Huesca se han llevado a cabo obras de mejora en la casa abadía con una inversión aproximada de 30.000 euros.

Etiquetas