Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

AVIACIÓN

El aeropuerto de Huesca pierde 4,2 millones tras transportar este año a 6.368 pasajeros

Por las instalaciones de Reus, con un déficit similar, pasan más de 1,7 millones de viajeros cada año.

El aeropuerto presenta casi todo el año un aspecto vacío.
El aeropuerto de Huesca pierde 4,2 millones tras transportar este año a 6.368 pasajeros
RAFAEL GOBANTES

El aeropuerto Huesca-Pirineos no es el que más dinero pierde, pero en relación al número de pasajeros se sitúa entre los más deficitarios de la red de los 47 que pertenecen a Aena (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea). Las pérdidas anuales son de 4,2 millones de euros para una plataforma que funciona menos de 30 días al año con los vuelos que la compañía Pyrenair organiza entre enero y abril para traer esquiadores a las pistas del Pirineo, sin olvidar que es el centro de operaciones de la escuela de pilotos Top Fly el resto del tiempo. Este año, la temporada comenzará el 9 de enero, dos semanas más tarde que el invierno anterior. Al final, los 4,2 millones de euros servirán este año para transportar a 6.368 pasajeros.

Con estos resultados que recogen las estadísticas de Aena, el Ministerio de Fomento se ha fijado como objetivo privatizar en una segunda fase su torre de control en 2012. Después de iniciar el proceso en 2011 con aeropuertos más importantes, al año siguiente le tocará el turno a Huesca y algunos otros situados en los últimos puestos del ranquin de pasajeros de los aeropuertos españoles. De todos modos, los sindicatos ya han iniciado movilizaciones para frenar este proceso. También sigue en el aire la intención del Ministerio de instalar el sistema de seguridad AFIS para suprimir la figura del controlador.

La cifra es similar a las pérdidas que registra, por ejemplo, el aeropuerto de Reus, con 4,75 millones de euros al año. Aunque el balance de la cuenta de resultados es parecido, hay muchas diferencias. La más sustancial es el número de pasajeros. Por Huesca-Pirineos han pasado este año 6.368, lo que la sitúa a la cola del ranquin. Solo Madrid-Cuatro Vientos, el aeropuerto más antiguo de España que ya se ha decidido clausurar, está por debajo. Frente a esta cifra el aeropuerto de Reus, con 1.706.615 pasajeros en 2009, se sitúa en el puesto 18 de la tabla.

Entre las instalaciones cuya necesidad se cuestiona de forma recurrente, no solo se encuentra el de Huesca sino algunos otros que tambien ocupan los puestos de la cola en número de pasajeros, como los de Córdoba o Albacete. En el caso de este último, que es el inmediatamente superior a Huesca, las pérdidas son de 2,17 millones de euros, por lo que suponen casi la mitad que el caso oscense. Y sin embargo, el número de pasajeros, con 15.127, es más del doble que el de Huesca.

En una situación similar se encuentra el aeropuerto de Córboba, que en pérdidas (3,68 millones de euros) se aproxima al de Huesca, aunque en este caso también tienen más del doble de pasajeros con un total de 15.127. No obstante, hay que tener en cuenta que el número de pasajeros de 2009 con respecto al 2008 creció un 56,4% en el aeropuerto de Huesca. Sin embargo, ese aumento tan significativo no se da este año con respecto a 2009, con un aumento de solo un 3,4%. Y quizá no pueda darse en 2011 porque Pyrenair reduce el número de semanas de operaciones, que la pasada temporada de invierno se tradujo en 27 rotaciones. De todos modos, la compañía confía en poder transportar más viajeros con menos vuelos y conseguir así mayores porcentajes de ocupación.

En estos momentos, dos compañías operan desde la plataforma oscense pero solo la temporada de invierno. Por un lado, Pyrenair con las rotaciones de Madrid (que permite el enlace con Canarias), La Coruña y Palma de Mallorca, que en la temporada anterior también tuvo un enlace con Valencia; y por otro, Aramón, a través de una aerolínea británica, que promueve también un vuelo con Londres para promocionar sus estaciones entre el mercado británico.

Con o sin controlador

Precisamente por su escasa actividad es por lo que el Ministerio de Fomento se ha fijado en Huesca para instalar el sistema AFIS, aunque recientemente se ha probado sin éxito en El Hierro. Con este método, en lugar de los controladores habrá técnicos que -por supuesto cobran menos- que darán información meteorológica al comandante del avión que vaya a aterrizar. Pero, a diferencia de los controladores, no podrán "autorizar" el aterrizaje que tendrá que ser, por decirlo de alguna manera, bajo su responsabilidad. Esta situación echa atrás a las aerolíneas que se tendrán que enfrentar a mayores pagos con las compañías aseguradoras, tal y como explica el presidente de Pyrenair, Hugo Puigdefábrgas. Por lo tanto, también estima que puede frenar el crecimiento de la plataforma.

Ahora, en el aeropuerto de Huesca no hay controladores. Los tres especialistas contratados para cubrir todos los turnos solo trabajarán entre enero y abril, durante la temporada de invierno en la que hay vuelos de pasajeros. En estos momentos, las operaciones de Top Fly se controlan desde el aeropuerto de Zaragoza. El debate está abierto a la espera de las decisiones de Fomento.

Etiquetas