Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

SUCESOS

Piden 26 años de prisión para un vecino de Fraga acusado de abusar de dos nietas y su prima

En el juicio celebrado ayer en Alicante, el hombre, de 68 años, negó haber agredido sexualmente a las niñas entre 2002 y 2008.

Un vecino de Fraga acusado de abusar sexualmente de forma continuada de dos nietas y una prima de estas, todas menores de edad, se sentó ayer en el banquillo de la Audiencia Provincial de Alicante. El fiscal pide para él 26 años de cárcel.

Durante la vista oral, el hombre, de 68 años, negó los hechos que se le imputan. Aunque la vista se celebró a puerta cerrada para salvaguardar la intimidad de las tres menores, que declararon por videoconferencia desde otro edificio judicial, fuentes judiciales indicaron que el procesado negó haber cometido los abusos, pese a que su versión quedó en entredicho por el relato de las víctimas y la opinión de los forenses.

El fiscal mantuvo la petición de pena de 26 años de prisión para el acusado, que mantenía una relación análoga a la de abuelo con dos de las víctimas (hermanas) aunque en realidad era la pareja sentimental de la abuela biológica, mientras que la tercera era prima de las pequeñas.

Las fuentes consultadas indicaron que las menores, que viven en la provincia de Alicante, corroboraron una buena parte de los abusos sufridos y que comentaron que cada uno de esos episodios era por separado, nunca con varias de ellas a la vez.

Acompañadas por un psicólogo

En el juicio, celebrado en la sección primera de la Audiencia alicantina, las menores declararon por videoconferencia desde otro juzgado con la novedad de haber estado acompañadas y asesoradas por un psicólogo.

El fiscal considera probado que el procesado tuvo contactos sexuales con las nietas durante seis años, desde 2002, cuando ellas tenían unos 5 y 6 años, hasta 2008, y que se aprovechó de su condición de abuelo. Además, se ganó la confianza, el consentimiento y el silencio de las dos hermanas con la entrega de regalos, como juguetes, golosinas, dinero, juegos electrónicos y visitas al cine, aunque también las intimidaba diciéndoles que "lo que hacían era pecado" y que "si lo contaban a sus padres, él podría ir a la cárcel".

El ministerio público considera que durante el mismo periodo el enjuiciado mantuvo un comportamiento similar con su ahijada, prima de las dos anteriores y de la misma edad. El fiscal también pide que indemnice a cada una de las niñas con 70.000 euros por los daños morales sufridos.

Etiquetas