Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

HUESCA

La Fiscalía estudia el caso de la nave construida en zona verde

El ex alcalde Antonio Torres todavía no ha declarado por aprobar la cesión de uso de una parcela de jardín para levantar una "caseta de bombeo".

La Fiscalía estudia ahora de nuevo el caso de la construcción en una zona verde de un polígono industrial de Sariñena, que autorizó el ex alcalde de la capital monegrina, Antonio Torres, durante su mandato 2003-2007. Aunque asegura que lo se que se permitió fue una "caseta de bombeo" de pequeñas dimensiones, ahora se encuentra allí la nave de telemando de la Comunidad de Regantes del sector XI.

El fiscal ya vio indicios de delito urbanístico en esta actuación, concretamente "contra la ordenación del territorio", tal y como trascendió en enero de este año, por lo que se trasladó el expediente al Juzgado de Instrucción nº 4 de Huesca. Allí que han declarado tres personas como imputados (por lo que tuvieron derecho a que en su comparecencia les asistiera un abogado).

Sin embargo, todavía no ha declarado el ahora diputado regional y presidente provincial del PP, Antonio Torres, quien además tendría que hacerlo en el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) por su condición de aforado. Con esas declaraciones y el trabajo aportado por el juzgado, el fiscal tendrá que hacer su valoración del caso.

El asunto se dio a conocer a partir de la denuncia que un funcionario del Ayuntamiento de Sariñena interpuso el 16 de febrero de 2009 en la Audiencia Provincial de Huesca. Sin embargo, esta no iba dirigida contra el ex alcalde Torres sino contra otro empleado público como supuesto autor de unos hechos que pueden ser constitutivos de delito.

Antonio Torres ya admitió en su momento que autorizó una construcción en una parcela calificada como "zona verde" en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en el polígono industrial del Saso Verde. Sin embargo, insiste en que se trataba de una caseta para el telemando, de pequeñas dimensiones. Pero la realidad es que después se construyó la nave de telecontrol de la Comunidad de Regantes del sector XI, por lo que en su opinión no se ajusta al acuerdo que la comisión de Gobierno adoptó en octubre de 2006.

La autorización de la caseta para el telemando sirvió para que Sariñena pudiera abastecerse de un agua potable de calidad, ya que hasta entonces el suministro procedía de una acequia de tierra en Valdera. Fue uno de los motivos por los que Torres justificó que accedió a autorizar la construcción, en una zona idónea para ubicar la "caseta".

Etiquetas