Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

FÚTBOL BASE

"Tenemos los puntos que esperábamos"

El entrenador del Huesca, Quique García, valora positivamente la primera vuelta de los suyos y anuncia que pelearán "hasta el final".

Quique García, entrenador del equipo juvenil de la Sociedad Deportiva Huesca.
"Tenemos los puntos que esperábamos"
JAVIER BLASCO

El Huesca de División de Honor juvenil ha completado la primera mitad del campeonato con las expectativas que se habían creado cumplidas. Los azulgrana, a las órdenes de Quique García, pelean por la salvación y hasta el momento se encuentran en plena brega; son cuartos por abajo con un partido menos que sus rivales. "La valoración es positiva -comentaba el preparador-. Todos hubiéramos firmado acabar la primera vuelta donde estamos. Sabemos que hay que trabajar mucho más y mejorar cosas, pero estamos contentos". El Huesca pelea cara a cara con equipos como Badalona, Gramanet, San Francisco o Manlleu; es decir, los enemigos esperados. Y ha ido de menos a más. Tras el empate inicial en El Alcoraz con los bermellones (1-1) encadenaron cinco derrotas, algunas de ellas abultadas. "Nos costó arrancar, pero en los últimos partidos hemos nivelado el balance de puntos que esperábamos", seguía García. Los azulgrana han ganado cuatro partidos, a Lleida (2-1), Poblense (2-0), Juventut Sallista (2-3) y L'Hospitalet (4-2) y ha sumado empates importantes ante Manlleu y Nástic.

Mirando los pros y contras, "en lo positivo, estoy contento con la progresión del equipo en ritmo de juego, nuestro sistema, ese fútbol de categorías importantes como esta, actitud... Y todavía podemos dar mucho más. Lo peor ha sido, hasta cierto punto, el comienzo, pues era algo normal". Los oscenses han sumado 18 goles en 15 encuentros, y han recibido 37. "Quizá nos falta una referencia para el gol, alguien que destaque. Tenemos tres chicos con tres goles, cuatro con dos... Quizá querríamos haber encajado menos", apuntaba el técnico. Ahora, "tenemos un par de nombres que podemos fichar, y un chico a prueba. Vamos a ver qué tal los dos o tres primeros partidos de la segunda vuelta, y decidiremos".

En "uno de los grupo más complicados, no nos planteamos otro objetivo que la permanencia, con eso vamos servidísimos. Y vamos a estar luchando hasta el final". Quique García no tiene, por lo general, queja de los arbitrajes, pero sí del trato recibido en algunos campos por absurdas imposiciones relacionadas con la lengua: "En general, los arbitrajes no están influyendo en nada. Al único que le pongo peros es al de Badalona, pero porque nos dio un mal trato. Me decía que le tenía que hablar en catalán, que estábamos en su país... Tenemos árbitros buenos, de Segunda B y Tercera".

Etiquetas