Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Blog - Tinta de Hemeroteca

por Mariano García

LOBE HUESCA 76-106 CB MURCIA

Un partido del Lobe para olvidar

Coppenrath, una auténtica mole, tapona el acceso al rebote de Polk.
Un partido del Lobe para olvidar
RAFAEL GOBANTES

Nadie dijo que iba a ser fácil. El Murcia es el Murcia, un equipo que va en las primeras posiciones en la LEB Oro por su juego, sus jugadores de calidad y su experiencia en ACB. Con Stevie Johnson, Bonds y Laerke vestidos de paisano Howard y Polk tenían que dar un toque de calidad al equipo para plantar cara a un grande. Y así lo hicieron, dejando pequeños detalles en un partido en el que los oscenses no tuvieron oportunidad de ganar en ningún momento, yendo siempre 10 o más puntos por detrás.

De inicio, los de Luis Guil salieron muy atentos en ataque y aprovecharon las brechas en la defensa altoaragonesa para ponerse _0-11 en el marcador a poco más de dos minutos de juego. El Lobe intentó dar algún arreón con Atkinson, Salsón y Herrero, pero la distancia fue enorme durante todo el primer periodo. A falta de 4 minutos, Murcia parecía ser el dueño del partido, y el electrónico así lo marcaba con un 9-25 a favor de los visitantes. Se llegó al final del cuarto, con un Murcia que casi doblaba en el marcador a los oscenses (19-34).

En la segunda mitad, los dos debutantes, Brown y Polk, empezaron a demostrar detalles y dieron un empujón al equipo con un triple del primero y una canasta bajo el aro del segundo. El partido se animó y el Peñas consiguió ponerse a diez (26-36) demostrando las ganas y el juego necesario para remontar el fatídico primer periodo. El Lobe logró acercarse hasta los ocho puntos de distancia (32-40), pero la muñeca de Umeh endosó dos triples seguidos que devolvía a los murcianos un colchón cómodo de puntos que se mantuvo hasta el final del segundo cuarto (42-56).

Se reanudó el encuentro, con una situación bastante complicada de levantar para los locales, que en dos minutos volvían a colocarse a diez puntos de su objetivo (46-56). Fue un espejismo que duró poco. Los zarpazos murcianos hacían daño a una defensa debilitada por los bloqueos y los centímetros de los jugadores visitantes, que se iba cargando poco a poco de faltas.

La situación no mejoraba con la actuación arbitral. Un triple de Brown a los pocos segundos de que terminara el tercer cuarto dejaba a los oscenses una pequeña montaña de once puntos para remontar (63-74).

El último cuarto comenzó con la cuarta personal de Freimanis. El Peñas languidecía y el CB Murcia, con grandes jugadas, conseguía una ventaja casi definitiva con un 67-86 a falta de seis minutos para el final. Se acabó el tiempo. El marcador lo decía todo.

Etiquetas