Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

PATRIMONIO

Manos a la obra para la esperada vuelta del arte

Peralta de Alcofea y Berbegal trabajan ya en la adecuación de sus iglesias con la vista puesta en el retorno del patrimonio que reclaman a Lérida.

Manos a la obra para la esperada vuelta del arte
Manos a la obra para la esperada vuelta del arte

Mientras los alcaldes de Peralta de Alcofea y Berbegal prosiguen su lucha en los tribunales para recuperar las tres piezas de sus parroquias que se encuentran retenidas en Lérida, el Ayuntamiento de Peralta se ha puesto manos a la obra para rehabilitar los restos de la antigua iglesia del núcleo de El Tormillo, cuya portada reclama desde hace años.

Según explica la alcaldesa, Obdulia Gracia (PP), los trabajos comenzaron el pasado 15 de octubre, pocos días después de recibir una subvención del CEDER (Centro de Desarrollo) Somontano. Con la partida asignada, que asciende a 89.125 euros, se pretende consolidar los muros del antiguo templo del que hace más de un siglo se arrancó la portada para trasladarla a la fachada de la iglesia ilerdense de San Martín, donde actualmente se puede contemplar.

Así, en esta primera fase las labores de rehabilitación se centrarán en la zona de la portada, y posteriormente se pretende actuar en la restauración del resto del edificio, que se halla muy deteriorado, después de más de un siglo sin uso. Se espera que estos trabajos iniciales estén concluidos la próxima primavera.

Por otra parte, el Consistorio también ha reservado una subvención de 50.000 euros concedida en su día por el Ministerio de Medio Ambiente para ajardinar el entorno, que se acometerá tras la primera fase de obras.

"Así no tendrán excusa"

Gracia espera que estas actuaciones contribuyan a acelerar el ansiado regreso de la portada a su ubicación original y que este sea "más fácil cuando la restauración esté terminada", porque "así Lérida no tendrá la excusa de que la iglesia está en ruinas y no tenemos dónde colocar la pieza".

En la vecina Berbegal, la colegiata de Santa María la Blanca -a la que pertenece el valioso frontal de El Salvador que se expone en el Museo Diocesano de Lérida-, también está en obras, aunque aquí ya están a punto de terminar después de cuatro años de trabajos en dos fases, con una inversión total de unos 300.000 euros con cargo al Ministerio de Cultura.

Se ha intervenido tanto en el interior como en el exterior del templo. Fuera, se ha actuado en la torre y en la eliminación de barreras arquitectónicas, además de colocar ventanas de alabastro similares a las originales. Dentro, los esfuerzos se han centrado en la eliminación de las humedades y la sustitución del pavimento.

Además, el Ayuntamiento entregó hace unas semanas al Gobierno de Aragón una memoria valorada en casi 80.000 euros de las mejoras en seguridad y conservación que serían necesarias para custodiar el frontal a su vuelta, y que ha sido elaborada por Luis Franco Gay, el mismo arquitecto que ha redactado los proyectos de las dos fases sucesivas de obras. De momento, no han recibido respuesta, aunque el alcalde, Miguel Ángel Puyuelo (CHA), no descarta solicitar una entrevista con la consejera de Cultura, María Victoria Broto.

La Virgen se perdió en Barcelona

"Se plantean varias posibles ubicaciones para la obra, pero dejamos la decisión final a expensas del criterio de los técnicos", aclara el primer edil, quien recuerda que su emplazamiento original era a los pies del altar. En esa zona se ubica también en la actualidad una reproducción realizada por la parroquia en 2001 de la valiosísima talla románica de la Virgen que presidía la colegiata, y cuyo rastro, curiosamente, también se perdió en tierras catalanas. Fue tras la Exposición Internacional celebrada en Barcelona en 1929, para la cual se cedió la imagen, cuya copia ha sido esculpida a partir de una fotografía antigua, explica el alcalde.

Peor suerte ha corrido hasta ahora la iglesia románica de Peralta, para cuya restauración el Ayuntamiento, gobernado por el PP, lleva pidiendo dinero a las administraciones "desde 1995", recuerda Obdulia Gracia. Además de las obras de acondicionamiento, harían falta ciertas mejoras para poder conservar la tabla de San Pedro y la Crucifixión que reclama a Lérida la parroquia. "La memoria valorada está hecha, pero no tenemos ayudas", lamenta. No obstante, a renglón seguido deja claro que "si la devolvieran ya, se haría todo lo necesario para protegerla".

Puyuelo insiste en que tanto la colegiata de Berbegal como la iglesia de Peralta de Alcofea son "un marco incomparable para dar el esplendor que merecen estas obras, y ningún museo lo puede mejorar". En este sentido, añade que para ambos municipios la exhibición de estas joyas artísticas "sería un acicate importante como reclamo turístico" que contribuiría a potenciar el desarrollo de la zona.

Etiquetas