Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

INFRAESTRUCTURAS

La autovía en Binéfar estará acabada a mediados del próximo año

El secretario de Estado, Víctor Morlán, anunció ayer que las obras para acabar en tramo de Lascellas se retomarán en breve.

La autovía entre Huesca y Lérida (A-22) a la altura de Binéfar estará terminada a mediados del próximo año. Aunque el secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras, Víctor Morlán, prefiere no dar plazos concretos, la previsión con que la trabaja el Ministerio de Fomento en estos momentos es que en verano ya puedan entrar en servicio los tres tramos en construcción de la variante de Binéfar, desde allí hasta la provincia de Lérida y la variante de Almacellas, que suman 30 kilómetros.

Por otro lado, el número 2 de Fomento aseguró que en breve se retomarán las obras para acabar los 4,5 kilómetros que quedan pendientes a la altura de Lascellas y que permitirán unir dos tramos de autovía ya en servicio y evitar la travesía de la N-240 por esta población. "El 2011 será el año de la autovía ya que estará totalmente acabada", aseguró Morlán, quien reiteró el compromiso de finalizar la vía hasta Pamplona. También aprovechó para responder a las críticas de la oposición y aseguró que Huesca "es la tercera provincia española en inversiones en carreteras".

Estos son algunos de los detalles que el secretario de Estado comentó con los representantes de los empresarios de Huesca, Manuel Rodríguez Chesa, como presidente de la Cámara de Comercio, y José Luis López, presidente de CEOS-Cepyme, con los que se reunió ayer. El encuentro respondía al compromiso que adquirió el pasado 6 de agosto cuando se reunió con alcaldes de la provincia para explicar la situación de las autovías. No obstante, los empresarios comentaron a la salida del encuentro que el lunes harían sus valoraciones después de estudiar los datos.

Tramo a tramo analizaron en la reunión el estado de las obras de todas las autovías. En cuanto a la A-23 entre Huesca y Jaca, anunció que recientemente se habían retomado las obras entre Nueno y Huesca, donde se habían paralizado por completo y que continuaban tanto entre Arguis y el Alto de Monrepós como en los dos siguientes tramos hasta Caldearenas y desde ahí hasta Lanave. Sin embargo, en esta parte antes de llegar a Sabiñánigo continúan sin resolverse los contratos que se rescindieron entre Congosto de Isuela-Arguis, donde se ha sellado el túnel a medio construir, así como la zona del embalse de Jaballerra. En cuanto al tramo entre Sabinánigo y Jaca, que estaba avanzado, todavía no se ha alcanzado un acuerdo con la empresa.

El resto de la vía entre Jaca y Pamplona (A-21), tal y como anunció a finales de septiembre, se adjudicará el próximo año mediante una fórmula de colaboración público-privada, que permita dar continuidad a la autovía en la parte de Navarra, donde ya está muy avanzada, y se acabarán los dos tramos iniciados. En cuanto a la N-260 (Eje Pirenaico) entre Yebra de Basa y Fiscal, continúan las obras con la previsión de terminar en 2011. De hecho, Morlán aseguró que "nada que gustaría más que poder inaugurarla".

Etiquetas