Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

INFRAESTRUCTURAS

Fomento trabaja contra reloj en el puerto de Monrepós ante la temporada de esquí

Estos días se da paso alternativo en un tramo entre Nueno y Arguis por las obras de asfaltado.
Fomento trabaja contra reloj en el puerto de Monrepós ante la temporada de esquí
RAFAEL GOBANTES

Con conos para delimitar los estrechos carriles, entre líneas amarillas y señales de probihido circular a más de 40, se encuentra ahora el conductor a su paso por el Alto de Monrepós entre los dos túneles carreteros. Es la consecuencia de las obras de la autovía (A-23), ahora casi paralizadas en esta zona, y lo que les espera a los esquiadores que vayan este fin de semana a esquiar al Pirineo si no se remedia en el último momento. Por ahora, el Ministerio de Fomento ha comenzado a trabajar contra reloj en la calzada de la N-330 (Huesca-Jaca) para retirar elementos de obra, mejorar el firme y ganar de nuevo el tercer carril entre Nueno y Arguis así como a la altura del cruce de Caldearenas. Además, se activarán paneles informativos para alertar a los esquiadores de posibles atascos e indicar los desvíos alternativos.

Con estas y otras medidas se pretende evitar colapsos como el que se produjo el puente de la Constitución del año pasado, en el que el regreso de más de 10.200 vehículos generó colas de siete horas. Los primeros cambios ya los han podido apreciar los conductores. Desde la pasada semana, el acceso a Arguis desde Huesca ya no ocupa un carril central a la altura de la presa, sino que se ha reabierto el paso subterráneo por la derecha. Este cambio no solo supone más seguridad para los conductores que se desvían sino también para la circulación por una vía que en este punto recupera el tercer carril de subida. Al mismo tiempo, se ha asfaltado la zona y se han pintado de nuevo las líneas.

El alcalde de Arguis, Julián Périz, se muestra satisfecho por esta medida que “elimina el peligro” que generaba el cruce. De hecho, tras el anuncio de la paralización de las obras de la autovía, desde el Ayuntamiento enviaron una carta al Ministerio de Fomento para solicitar la reapertura del paso subterráneo. Por otro lado, también resaltó la importancia de los trabajos de asfaltado que se realizan también estos días en el paso de la antigua nacional N-330 por la localidad.

Paso alternativo en Nueno

Las obras se encuentran ahora antes de llegar a Arguis en sentido Jaca. Durante las jornadas del martes y ayer se dio paso alternativo mientras se trabajaba en el asfaltado de la vía entre Nueno y el Congosto del Isuela, la zona más estrecha y escarpada antes de llegar a Arguis. En este tramo, también condicionado por los trabajos de la autovía que se paralizaron, se han retirado unos metros los bloques de hormigón que delimitaban el paso para ganar anchura en la calzada y recuperar por completo el tercer carril de subida. Del mismo modo, el plan de viabilidad invernal lo ha previsto para el cruce del Caldearenas. Entre el Alto de Monrepós y Caldearenas, se encuentra la _peor zona a juicio de la usuaria, María García, una vecina de Jaca que denuncia que “la vía se hace todavía más peligrosa en la temporada de esquí”. También resalta que “en esta carretera siempre ha habido grietas”.

No son las únicas medidas que se adoptarán en los próximos _días para facilitar el tránsito a las estaciones de esquí. Para evitar los posibles atascos en Monrepós, la Jefatura Provincial de Tráfico colocará paneles informativos en las salidas de las estaciones de los valles de Aragón y Tena (Candanchú, Astún, Formigal y Panticosa). De este modo, podrán ver con antelación si les compensa regresar por la N-330 o tomar un desvío alternativo por la A-132 (el puerto de Santa Bárbara). Además, también están los paneles para anunciar las retenciones en la N-330 (kilómetros 647,750 en Jaca) así como en la A-136 en Saqués para indicar los desvíos. Según el plan de viabilidad invernal, se colocarán seis nuevas banderolas de mensajes variables. Son las soluciones para eliminar el peligro y evitar los atascos en Monrepós.

Etiquetas