Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

CIERRE DE LUNA

El juez extingue los 200 contratos de Luna con 20 días de indemnización

Los 200 trabajadores cobrarán la cantidad mínima, que suma en total 3,2 millones de euros.

El juzgado de instrucción número 3 de Huesca (de lo Mercantil) comunicó ayer el auto que da luz verde a la extinción de los 200 contratos de Luna Equipos Industriales, poniendo fin así a una larga espera por parte de los trabajadores de las fábricas de Huesca y Almudévar, que desde julio están pendientes de que se formalice el final de su relación laboral con la empresa de grúas.

El auto responde a la solicitud realizada por la dirección, que además presentó un concurso de acreedores. El juez justifica la extinción de los contratos de la totalidad de la plantilla "por causas económicas", ya que desde principios de 2009 apenas ha habido actividad en la empresa de grúas.

Fija una indemnización para los trabajadores de 20 días de salario por año trabajado, hasta un máximo de una anualidad, la mínima prevista cuando hay causas económicas. Tiene en cuenta como base para el cálculo salarial la media de los últimos doce meses productivos, desde mayo de 2008 hasta abril de 2009, ya que a partir de esta fecha se sucedieron los expedientes de regulación.

En total, las indemnizaciones suman 3,2 millones de euros, de los que se hará cargo el Fondo de Garantía Salarial. El Fogasa también deberá responder de los salarios adeudados por la empresa a los trabajadores, que en algunos casos suman más de cinco nóminas, con un límite de 150 días. La empresa siempre ha mantenido su insolvencia para afrontar tanto la deuda como la indemnización. No obstante, hay una demanda ante el Juzgado de lo Social todavía por resolver, que va dirigida contra el grupo empresarial (Luna, Talleres Gruyma y Campo Redondo), en la que se solicita el máximo de indemnización, 45 días por año.

A partir del 19 de noviembre

El auto lleva fecha del 19 de noviembre y es a partir de esta fecha cuando se da por extinguida la relación y por lo tanto cuando los trabajadores pueden percibir el desempleo. La mayoría de ellos ya han consumido nueve meses de paro en sucesivos expedientes temporales.

Luna formalizó el concurso de acreedores el 20 de julio, planteando la extinción de los 200 contratos. El juzgado dio primero un plazo a empresa y sindicatos para negociar y posteriormente pidió un informe a la Dirección Provincial de Trabajo.

El abogado de Luna, Julio Beltrán, comentó que "la empresa no tenía actividad ni rentabilidad y no podía continuar adelante", circunstancias que coinciden con las causas económicas previstas por la ley. "Creo que las causas están suficientemente acreditadas en el concurso por la situación patrimonial y financiera de la compañía y la ausencia de pedidos", añadió. Beltrán únicamente lamenta que el proceso no haya ido más rápido, y no por culpa del juzgado, aclaró. En su opinión, esto se podía haber acordado con los trabajadores, es lo que les ofreció la empresa desde el primer día, y podrían haber cobrado ya el desempleo y las indemnizaciones. Es lamentable que se haya perdido tanto tiempo".

Etiquetas