Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

huesca

El seguro asume la reconstrucción de Zacarías Martínez año y medio después de la explosión

Las obras arrancarán en 15 días y, si los plazos se cumplen, los afectados podrían volver por fin a sus casas en 10 meses.

Vasile Precup, frente al edificio de Zacarías Martínez, que está a punto de reconstruirse.
El seguro asume la reconstrucción de Zacarías Martínez año y medio después de la explosión
JAVIER BLASCO

Las ocho familias afectadas por la explosión de gas que el 23 de abril de 2009 destrozó el edificio del nº 20 de la calle de Zacarías Martínez, causando tres víctimas mortales y heridas a otras siete, empiezan a ver la luz al final de este túnel. Más de un año y medio después de aquella tragedia (llevan 577 días desalojadas) la compañía aseguradora ha asumido por fin los gastos de reconstrucción de este inmueble, valorados en unos 400.000 euros.

La arquitecta que redactó el proyecto de rehabilitación, Isabel Urzola, confirmó ayer que Iberdist Fachadas, la empresa constructora que se hará cargo de las obras y que en su día ya ejecutó los laboriosos trabajos de desescombro (dos de las cuatro plantas quedaron completamente destruidas), empezará a colocar los andamios después del puente de la Constitución. El plazo de la reconstrucción ronda los 10 meses, por lo que si se cumplen las previsiones, los afectados podrán regresar a sus viviendas en septiembre de 2011, dos años y medio después de ser desalojados.

Tira y afloja de la compañía

El Ayuntamiento de Huesca concedió el 6 de septiembre la licencia de obras pero los vecinos se encontraron con la negativa de la aseguradora de la comunidad a abonar la indemnización, lo que impedía iniciar los trabajos. A finales de octubre, y después de que los afectados pidieran primero explicaciones a la compañía vía burofax y después denunciaran públicamente su actitud, el seguro rectificó y se comprometió a pagar. "Durante algún tiempo era imposible contactar con ellos y a raíz de aquello, nos llamaron enseguida", manifestó ayer Vicente Mateo, portavoz de los vecinos.

Las obras contemplan la reconstrucción de las dos últimas plantas del edificio, la 3ª y la 4ª, con una estructura de hierro y hormigón. Mientras, los pisos de las plantas 1ª y 2ª quedaron en pie y serán reformados. El seguro comunitario pagará la rehabilitación de las partes comunes, mientras que el interior de los pisos será asumido por las compañías particulares salvo una de las viviendas, que no estaba asegurada.

Los técnicos tendrán que supervisar también el estado del inmueble ya que el proyecto se realizó hace ya un año y en este período las inclemencias meteorológicas podrían haber deteriorado aún más la estructura.

La Asociación de Vecinos del Perpetuo Socorro, el barrio en el que se ubica el edificio, ha denunciado reiteradamente la "vergonzosa y lamentable" situación de las familias desalojadas por el retraso que llevan acumuladas las obras de reconstrucción.

Etiquetas