Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

sede vacante

Las diócesis de Huesca y Jaca llevan un año sin obispo titular desde la marcha de Sanz

El vicario Nicolás López confía en una rápida solución porque "los feligreses preguntan hasta cuándo va a durar".

Jesús Sanz, en la ordenación de un diácono el pasado junio en Huesca.
Las diócesis de Huesca y Jaca llevan un año sin obispo titular desde la marcha de Sanz
JAVIER BLASCO

 Los obispados de Huesca y Jaca siguen vacantes y sin perspectivas de que se cubra la plaza, al cumplirse hoy justo un año del nombramiento de Jesús Sanz Montes como arzobispo de Oviedo. En los últimos doce meses, Sanz ha compatibilizado su puesto en Asturias con el cargo de administrador apostólico en las diócesis oscenses. A los inconvenientes que marca la distancia, más de 650 kilómetros, se suma el hecho de que tiene bajo su responsabilidad tres demarcaciones eclesiásticas. Él mismo dijo, en el momento de hacerse oficial su nombramiento como arzobispo, que "por el bien de las diócesis, cuanto menos dure la vacante, mejor". Sin embargo, la realidad es otra.

Huesca y Jaca ya sufrieron dos años de interinidad cuando fallecieron José María Conget y Javier Osés hasta que los sustituyó el franciscano Jesús Sanz en 2003. Se convirtió entonces, con 48 años, en el obispo más joven de España y además debió asumir los dos territorios. En Aragón hay otra diócesis vacante, la de Tarazona, ya que el puesto de Teruel se cubrió hace solo unos meses.

Una visita al mes

Ante la ausencia de Sanz, los vicarios han tenido que asumir buena parte de la responsabilidad, aunque hay decisiones, aclaran, reservadas al administrador apostólico. El de Huesca, Nicolás López, reconoce que "no es lo mismo gobernar una diócesis estando aquí que a 600 kilómetros", aunque el teléfono y el correo electrónico los mantiene en contacto permanente. Jesús Sanz hace al menos una visita cada mes. A finales de noviembre se ha reservado dos días en su apretada agenda, el 29 y el 30, para visitar las dos ciudades oscenses, ya que la próxima semana asistirá en Madrid a la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española.

"Los feligreses preguntan hasta cuándo va a durar (la interinidad)", señala Nicolás López. "La diócesis no está sin pastor, pero no lo mismo que un obispo titular", aclara. Él espera un nombramiento antes de Navidad, aunque "es una intuición, oficialmente no sabemos nada". Por la referencia de otras diócesis, dice que la Nunciatura se toma un año de plazo para cubrir las vacantes. Luego habrá que esperar un máximo de tres meses desde el nombramiento hasta la toma de posesión.

Por su parte, el vicario de Jaca, Fernando Jarne, recuerda que no hay un plazo fijado para la sustitución, aunque "cada vez falta menos". "Cuando llegue el nombramiento será bienvenido, pero de momento estamos con don Jesús". Reconoce que las diócesis tienen que resignarse a tener menos tiempo al obispo, aunque "él viene mucho".

Dos diócesis, dos obispos

Respecto al nombramiento de un prelado para Huesca y otro para Jaca, Fernando Jarne comenta resignado que "aceptaremos lo que la Iglesia nos envíe". Por su parte, el vicario de Huesca recuerda que Jesús Sanz ha trabajado, en vista de la situación que él mismo ha vivido, para que sean dos. "A la Santa Sede y a la Nunciatura les ha hablado de esta necesidad, porque él ha vivido la realidad de gobernar dos diócesis separadas y ha notado la enorme dificultad que supone".

El propio Sanz ha manifestado en reiteradas ocasiones su deseo de que el próximo no sea un obispo único y que cada una tenga su propio prelado. "Unir en la persona de un obispo dos diócesis que mantienen toda su autonomía quizás no fue un acierto, y no quisiera que se repitiese la experiencia", dijo el mismo día de anunciarse su marcha al arciprestazgo de Oviedo.

Etiquetas