Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

BALONCESTO

Un Palacio de color dorado

El Lobe Huesca se estrena en casa esta noche ante el Girona FC (21.00). Johnson está tocado en la espalda, pero estará, mientras que hasta hoy no se sabrá si Quentin Smith puede jugar.

Un Palacio de color dorado
Un Palacio de color dorado
RAFAEL GOBANTES

"Éramos jóvenes y a los problemas les llamábamos sorpresas". Esta frase recogida en la novela de Los Detectives Salvajes de Roberto Bolaño podría aplicarse al Lobe Huesca que hoy debuta en casa en LEB Oro ante su afición, a las 21.00, ante el Girona. El equipo, entrenado por Ángel Navarro, ha sufrido una pretemporada llena de altibajos extradeportivos, que por fin han quedado solucionados con la llegada de Quentin Smith.

El último bache surgido ha sido una contractura en la espalda de Stevie Johnson, que no le ha permitido entrenarse durante dos días esta semana, pero que, a no ser baja de última hora, no le impedirá salir a la pista esta noche. "No nos ha cambiado el semblante con ninguna de las inconveniencias que nos han pasado", explica Navarro, asegurando a continuación que el partido de ante el Girona va a ser una "fiesta". "Una fiesta sorpresa", apuntilla puesto que el equipo no ha quedado definitivamente cerrado hasta ayer. "Con todo lo que ha sucedido, llegamos de una manera diferente a lo que creíamos. Hemos estado todo septiembre con ocho jugadores", dice.

El juego, la mejor arma

Los aficionados podrán disfrutar hoy por primera vez en casa del Lobe Huesca. Con más de 1.000 abonos retirados, todo hace prever que el ambiente que se respire esta noche en el Palacio de los Deportes será "una de las claves para que el partido salga bien", indica el presidente del club, José Manuel Rincón. Para convencer al público, el Peñas solo sabe hacer una cosa: demostrar su juego en la cancha. Para ello, el cuerpo técnico contará con nueve jugadores y con solo Stevie Johnson, Javier Salsón y Rolands Freimanis como interiores. "Buscaremos soluciones. Bonds tendrá que jugar en una posición que no es la suya. Pero creemos que este tipo de situaciones nos pueden servir. Hay que sacar una lectura positiva de todo". Por su parte, Quentin Smith, que ya se entrenó, espera que el tránsfer llegue a tiempo desde Venezuela (Ecuador no tiene federación propia).

"Somos nuevos en la categoría y todavía nos quedan muchas cosas por hacer. Las más importantes es saber ganarnos el respeto de nuestros rivales como también ganar en confianza en nosotros mismos", confiesa Navarro. "Estamos en un desierto y al final está el Oasis. Hay que trabajar para alcanzarlo", insiste, reflexionando un poco más, ahonda en la situación: "Hay equipos en la categoría que quieren y tienen que ganar. Nosotros por el momento, lo que tenemos claro es que queremos ganar. Hay plantillas mucho mejores que la nuestra, pero con nuestro tipo de juego intentaremos vencer en todos los partidos. Eso es lo que queremos".

Un ejemplo de lo que desea ver en sus jugadores es la siguiente frase en referencia al primer partido de liga: "En Burgos no metimos ningún mate, y eso es algo por lo que vamos a luchar". Para lograrlo la mezcla es fácil "actividad y velocidad". "Girona saldrá pegada en defensa y solo con movimiento conseguiremos romper sus líneas", analiza.

Enfrente en la cancha, estará el que es colista provisional tras solo una jornada disputada, el Girona FC, entrenado por Ricard Casas. "Son un equipo con grandes nombres que llevan muchos años en la categoría y sabes quienes son", explica el técnico. Esos nombres destacados para el entrenador son el base montisonense Nacho Ordín, el veterano Middleton, quien a sus 44 años "sigue teniendo un papel protagonista', Levi Rost, "con un físico muy atractivo", Oskosun, un 'cotonou' que gustaba para el Peñas y Pep Ortega, con una carrera urdida en Oro.

Etiquetas