Huesca
Suscríbete

Quinta visita a la fuente

carrera de montaña La Subida a la Fuente del Paco en Villanúa alcanzó su quinta edición con un éxito participativo que le augura gran futuro. Iván Docampo batió el récord de la cita: 14 kilómetros en 52 minutos.

Los peques tuvieron también protagonismo.
Quinta visita a la fuente
J. G.

Bajo un calor abrasador, que redobló la dureza de la prueba, la Subida a la Fuente del Paco de Villanúa alcanzó su quinta edición, la más concurrida hasta la fecha. El ganador masculino, Iván Docampo, batió el récord de esta carrera de montaña al parar el crono en 52 minutos y dos segundos, el tiempo que invirtió en cubrir los catorce kilómetros del recorrido. Alicia Olazabal fue la primera fémina en la línea de meta, en algo más de una hora y cinco minutos.

Más de 500 atletas inscritos y 420 participantes constituyen un excepcional registro para una prueba que nació con aire popular, pero que con el paso de los años está creciendo a todos los niveles. Sus organizadores, amantes del deporte ubicados en el Club Deportivo El Juncaral, habrán tomado buena nota de la repercusión que empieza a alcanzar la cita y, quizá, de la necesidad de realizar algunos ajustes para acompasarla a una demanda creciente.

La explanada del polideportivo de Villanúa fue el punto de encuentro de atletas de todas las edades. De ahí se partía y allí se concluía. Trescientos metros de desnivel positivo y 700 de acumulado retan a las piernas más entrenadas. Hace falta fuerza, fondo y abundante hidratación.

El primer kilómetro a través del pueblo se hace en un animoso rodaje, hasta que en el segundo, una carretera asfaltada empina el camino de forma progresiva. Es el anuncio de lo que llega después: tres kilómetros de senda estrecha y empedrada, con pendientes muy respetables, que representan la parte más dura de la carrera. Las aglomeraciones son inevitables porque en tan poco tiempo nadie abre brecha. Hay quien opta por andar en este tramo, una forma de reservar energías y evitar sobrecargas de la espalda.

Dos kilómetros de pista llana con ligeros descensos anteceden a los dos que llevan hasta la fuente que da nombre a la prueba. Un descenso de cuatro kilómetros sienta como una bendición a los deportistas, que toman el resuello suficiente para los dos kilómetros finales por el pueblo.

Deportistas ilustres se dieron cita en Villanúa, como el legendario Juan Carlos Apilluelo, segundo clasificado absoluto, por delante de Vicente Gutiérrez. Todos bajaron de 54 minutos, récord de la prueba, lo que permitió al vencedor, Iván Docampo, hacerse acreedor al premio de 250 euros, principal novedad de este año.

Alicia Olazabal estuvo flanqueada en el podio femenino por Estela San Pedro y María Llorens, a nueve segundos y un minuto y tres segundos, respectivamente.

José Antonio Sesé Franco, del Club Atletismo Jaca, reeditó su supremacía entre los veteranos. Los 55 minutos y 28 segundos de este 'clásico' de la prueba son excepcionales. José Manuel Otermín y Clemente Jesús le siguieron a uno y dos minutos.

En la clasificación veterana femenina dominó Syoni Mateo con un buen crono de una hora y trece minutos. Izar Urteaga y Mercedes Plaza entraron ocho minutos después. Finalmente, en Veteranos B hombres, de 49 años en adelante, el ganador resultó Javier Giménez (1.01), secundado por Alfonso Luque y Víctor Javier Andueza, a dos y cuatro minutos respectivamente.

La fiesta deportiva se convirtió en gastronómica, con el reparto de migas, cerveza y vino del Somontano para los presentes. El apoyo del ayuntamiento de Villanúa es clave en la celebración de este evento de inscripción gratuita y que 'amenaza' con convertirse en un referente.

Etiquetas