Huesca
Suscríbete

SD HUESCA

Jokin: "Pocas cosas han cambiado"

El navarro busca sitio en un bloque que disputa esta tarde en Sabiñánigo su tercer amistoso del verano (19.30).

Jokin Esparza espera poder lograr la primera victoria en Huesca.
Jokin: "Pocas cosas han cambiado"
RAFAEL GOBANTES

Jokin Esparza habla a la misma velocidad que se mueven sus piernas a la carrera, con o sin pelota. 78 revoluciones por minuto en un mundo que gira a 45. En el lenguaje de las abuelas, se diría que es un nervio. En el futbolístico, reúne las cualidades del extremo de toda la vida: verticalidad, regate, fondo físico y, claro, celeridad. Además, sabe levantar la cabeza para buscar al compañero en la situación más ventajosa. A este respecto, ha crecido el Jokin que pisó El Alcoraz hace un año y medio. En su vuelta ha madurado, pero habla igual de rápido.

Jokin formará parte de un Huesca que disputa hoy su tercer amistoso. El rival será el de más enjundia hasta el momento, un Sabiñánigo que quiere brillar en Tercera. El encuentro se juega a partir de las 19.30 en el Joaquín Ascaso y Onésimo seguirá dando minutos a sus futbolistas, con la duda de Galán. La semana contempla dos amistosos más; el viernes ante la SD Logroñés (20.30) y el sábado en Montesusín (19.30).

"Estoy contento de volver aquí, a la que considero mi casa -decía ayer, tras el entrenamiento matutino-. El míster nos está metiendo mucha caña y eso es bueno, al principio hay que sufrir mucho para luego disfrutar. Tengo ganas de que empiece la liga para estar con la afición y la gente. Estamos trabajando muy bien, es momento de carga física y acumular minutos". Un trabajador abnegado el navarro, de 22 años, de quien además se intuye que su protagonismo en los onces de Onésimo crecerá en comparación a su peso con Antonio Calderón.

Siempre, dentro de un ambiente sano, como aseguran sus protagonistas. "El Huesca tiene un vestuario espectacular y pocas cosas han cambiado. Nos llevamos muy bien y hay ambiente familiar", señalaba. En las primeras pruebas del verano, Jokin se ha solido mover por la derecha, su sitio natural, o bien en la izquierda. Las alas parecen desplegarse en todo su esplendor con alternativas para el míster. Gallardo, Gilvan, Mikel Rico, Camacho, Vega... "Es bueno que haya competencia, para el equipo y uno mismo. Hace dos años llegué en febrero, con la liga casi terminada, y ahora estoy aquí para pelear por un puesto en el equipo y hacerme importante".

El cambio de un año a otro es notorio. A la fuerza también, porque no se encontró a gusto en el Osasuna de Camacho, donde apenas contó: cinco partidos, nunca como titular. "El año pasado lo pasé bastante mal, pero reflexionando sacas cosas importantes, como la madurez", añadía.

Con el cambio de tercio, crecen las ilusiones y se marca en la frente el sello del trabajo. "Este equipo puede hacer muchas cosas. Vamos a empezar con buen pie y ya se verá dónde nos lleva la liga. Esta competición es bastante larga, habrá momentos de bajón y subidón, pero hay que trabajar a tope", asegura el pamplonica. El extremo ejerce estos días de guía para Galán, Vega y Andrés, también cedidos por Osasuna, aunque desconoce el futuro de Echaide: "No he hablado con él, pero sería una buena aportación al equipo".

Etiquetas