Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

PIRINEO

Hallado en Montanuy el cadáver de un montañero francés desaparecido hace 15 días

Ya son 18 las víctimas mortales que se ha cobrado el Pirineo en lo que va de año, una más que en todo 2009.

El Pirineo aragonés sigue cobrándose vidas este año. La última víctima ha sido un montañero francés que había desaparecido hace 15 días en el valle de Arán (Lérida) y cuyo cadáver fue localizado el pasado martes por la Guardia Civil cerca del ibón del valle de Palenques, en el término municipal de Montanuy, gracias a la colaboración de un pescador. Con esta ya son dieciocho las personas que han perdido la vida en estos siete meses mientras practicaban actividades de montaña en la provincia de Huesca.

Según informaron ayer fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Huesca, un vecino del Principado de Andorra que se encontraba el pasado fin de semana pescando en el ibón del valle de Palenques vio una mochila de color rojo en la zona que parecía abandonada. Al volver a casa, comentó el asunto con un bombero del Principado que era familiar suyo, quien de repente se acordó de que a mediados de julio la Gendarmería francesa les había informado de que se había perdido la pista de un montañero francés en el valle de Arán, vecino al de Palenques, y se le ocurrió entonces que la citada mochila podría pertenecer a esta persona.

Fue entonces cuando el pescador comunicó a la Guardia Civil lo que había visto, lo cual activó un operativo de búsqueda. Especialistas del GREIM de Benasque sobrevolaron la zona con el helicóptero UHEL 41 y tras seguir las indicaciones que les había dado el pescador, hicieron un exhaustivo reconocimiento de la zona del ibón que dio sus frutos.

Cayó 100 metros por un cortado

Los agentes de la Guardia Civil encontraron la mencionada mochila, en cuyo interior estaba guardada la documentación del montañero francés supuestamente desaparecido. Ante este descubrimiento, los especialistas del GREIM rastrearon las inmediaciones y hallaron finalmente el cadáver a unos 70 metros de distancia, en unos cortados rocosos. Al parecer, el cuerpo del montañero presentaba un hundimiento de cráneo por lo que las primeras hipótesis apuntan a que probablemente fue causado al despeñarse casi 100 metros por los citados cortados.

El cadáver fue evacuado en helicóptero al depósito de Benasque, donde ayer estaba previsto practicarle la autopsia para aclarar definitivamente las causas del fallecimiento. Paralelamente, la Guardia Civil ha contactado con la Gendarmería para que localicen a los familiares de la víctima y se trasladen hasta la localidad ribagorzana para que puedan certificar su identidad.

Hasta ahora, los accidentes de montaña en el Pirineo están arrojando cifras dramáticas. Y la prueba es que en estos siete primeros meses del año se llevan contabilizadas ya 18 víctimas mortales, una más que en todo 2009.

El montañismo y la escalada están siendo de momento las actividades con mayor índice de siniestralidad ya que de enero a julio han sumado ocho fallecidos en el Pico Frondiellas de Sallent (dos montañeros ingleses resbalaron por un nevero), en Ordesa (un montañero extremeño se despeñó en Monte Perdido), en Pineta (dos excursionistas de Tarragona fueron sepultados por una placa de hielo y nieve), en Benasque (un escalador de Barcelona resbaló por un nevero), en Fanlo (una senderista de Tarragona se ahogó al caer a una poza en el río Bellos) y este último de Montanuy.

El segundo puesto lo ocupan los aludes, con cinco muertos en tres avalanchas en Collarada (Villanúa), Canal Roya (Canfranc) y el Pico de Águila (Candanchú). Tras ellos se sitúan los deportes de barranquismo con cuatro víctimas en Castejón de Sos, Torla, Bierge y Loporzano. A ellos hay que añadir un fallecido mientras hacía parapente en Castejón.

Etiquetas