Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

SD HUESCA

En construcción

Después de una semana de trabajo, Onésimo Sánchez va diseñando el Huesca que quiere. Los primeros amistosos del proyecto, mañana en Pomar y el sábado en Grañén.

Los jugadores del Huesca, durante el entrenamiento de ayer en El Alcoraz. En primer término, las obras en los banquillos.
En construcción
JAVIER BLASCO

Hoy se cumple una semana desde que nació un sueño, el del tercer proyecto de la Sociedad Deportiva Huesca en la categoría de plata. Con el de esta mañana se habrán completado doce entrenamientos en los que, con lo que hay, el técnico Onésimo Sánchez ha comenzado a enseñar sus cartas. Con una plantilla ya muy avanzada, pero en plena construcción, el pucelano trata de imponer su sello. Balón, agresividad y atrevimiento son esos postulados. Las primeras oportunidades para plasmarlos sobre el tapete, mañana en Pomar de Cinca y el sábado en Grañén, ambos a las 19.30.

Con un plantel de 18 futbolistas, que son 22 en las sesiones de trabajo de estos días, el Huesca se halla en un estado embrionario. Dentro de un mes, día arriba día abajo, se enfrentará a la Ponferradina en El Toralín en la apertura del telón de la liga, y lo que ahora se intuye son tendencias, alternativas e ideas fijas del cuerpo técnico. Ayer se preparó un partidillo en El Alcoraz, de diez contra once, del que se pueden subrayar algunos datos. El primordial, que todos los futbolistas tienen derecho a sentirse importantes, y aquí se incluye a los juveniles Garcés y Valentino, al central serbio a prueba Lukic y a Robert, que todavía no ha firmado su próximo contrato.

Cuando todavía se ha de reforzar la parcela defensiva y aquilatar la delantera, algunos futbolistas ya pueden ir entreviendo su rol. Algunas de las demarcaciones pueden ser de circunstancias por los huecos que hay atrás, y otras se vislumbran como más definitivas. Si se empieza por atrás, la ausencia de laterales izquierdos específicos, que se paliará con brevedad, obliga a Onésimo a situar en aquella parcela a Juanjo Camacho o bien a Robert. Labores que no son extrañas a ambos, sobre todo al primero, que se tuvo que emplear muchas veces a fondo al suroeste de las alineaciones de Calderón. Otro que ha pasado por allí, por necesidades del guión, es Valentino.

El lateral derecho, hasta la fecha, es cosa de dos, el recién aterrizado Molinero y Mikel Rico. Si el toledano es un defensor nato, el vizcaíno ha funcionado en varias posiciones en los últimos tiempos, y esta es una de ellas. En el centro de la zaga permanece Corona y se suman Helguera -otra reconversión lógica por sus características-, Lukic y Garcés. Llegarán refuerzos.

Muchas alternativas hay para el pivote, con uno, dos o tres futbolistas en esas posiciones, que se reparten Sorribas, Bauzá y Sastre. En el partidillo de ayer, durante unos minutos, compartieron bando. Hay variantes. Las bandas pintan afiladas como cuchillos, con Jokin o Gallardo por la derecha y Gilvan, Vega o Camacho por la izquierda, sin problemas todos ellos para intercambiar sus localizaciones. Abundan los medias puntas, y el ataque tiene como referencias claras a Roberto y Galán. De momento no han jugado juntos. Quizá en Pomar y Grañén se presente la oportunidad.

Etiquetas