Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

PATRIMONIO

La Malena suma apoyos para su conservación

Los vecinos del casco histórico de Huesca celebraron la fiesta de la Magdalena reivindicando la recuperación de los restos de la angitua iglesia.

Los vecinos del casco histórico en el momento de empezar el vermú.
La Malena suma apoyos para su conservación
JAVIER BLASCO

Un aperitivo y una paella y, como fondo, la reivindicación de los vecinos del casco histórico de Huesca para que se pongan en valor los restos de la antigua iglesia de la Malena. Como cada año desde hace cinco, la festividad de la Magdalena fue la excusa de la Asociación Osce Biella para recordar la existencia de los vestigios de un importante templo de origen románico situado en la calle de Pedro IV y reclamar la intervención de las instituciones para su recuperación.

Las ruinas, dos arcos y capiteles, permanecen desde hace décadas en el olvido y prácticamente ocultas la vista tras la valla metálica de un solar de propiedad privada. La iglesia se cerró al culto en 1924 y desde entonces se ha ido desmoronando y sucumbiendo a la acción de la maleza.

El futuro de sus restos pasa por un plan urbanístico aprobado en 1993 por el cual los arcos y columnas quedarán integrados en un conjunto de 27 viviendas y una nueva calle que comunicará la de Pedro IV con la de Joaquín Costa, donde también se recuperará un faldón de la muralla medieval. Los promotores tenían concedida una licencia de obra que ha caducado.

El barrio confiaba en que esta actuación se llevara a cabo antes de que las ruinas desaparecieran, pero la crisis inmobiliaria ha terminado con sus esperanzas. Susana Oliván, presidenta de la asociación de vecinos, planteó ayer a los concejales del gobierno municipal la posibilidad de llegar a un acuerdo con el propietario del suelo para permutar la parcela donde está lo que queda de la iglesia y que esta pase a ser municipal. "Sabemos que no son tiempos de hacer grandes obras, pero si pasa a ser suya, el ayuntamiento podría limpiar y consolidar lo poco que está en pie y dejarlo a la vista, porque lo que no se ve es como si no existiera", dijo Oliván.

Luces para una noche

Los vecinos contemplaron con tristeza el entorno de la iglesia, que incluso dio nombre a un barrio, hasta que en 2006 decidieron recuperar la fiesta de sus antecesores para celebrar el día de la Magdalena, el 22 de julio. Accedieron al solar tapiado y quitaron las hierbas y, mediante un foco colocado en un edificio anejo, iluminaron los restos por una noche. La fiesta no solo se ha mantenido sino que suma apoyos cada año.

El jueves, Osce Biella volvió en encender la Malena y ayer organizó un vermú y una comida popular en la chopera de la plaza de General Alsina. Cerca de 80 personas acudieron a la cita, entre ellas, representantes de los distintos grupos políticos.

La Malena se construyó en el siglo XIII y se demolió a principios del XX. Sus retablos y piezas artísticas se distribuyeron por el mundo y solo se conoce el paradero de dos tablas en el Museo Nacional de Arte de Cataluña y en un museo de una universidad americana.

Etiquetas