Huesca
Suscríbete por 1€

CARRETERAS

Lascellas urge un tramo de la A-22 parado hace 3 años por una gran grieta

El alcalde exige a Fomento celeridad en las obras "antes de que suceda una catástrofe".

La localidad de Lascellas urge a Fomento la construcción de los 4,5 kilómetros de la A-22 entre Huesca y Lérida desde el desvío de Abiego hasta Ponzano, porque será una zona de paso obligado por la N-240 entre dos tramos de vía rápida.

En ambos puntos, los conductores deberán incorporarse a la nacional para cruzar por Lascellas como ahora, cuando en unos días se inauguren los 17 kilómetros de A-22 desde Siétamo hasta el desvío de Abiego. Este tramo de la N-240 quedará en medio de la nueva calzada en servicio y de los 33,4 kilómetros que están en uso desde Ponzano hasta pasado Monzón. El alcalde de Lascellas-Ponzano, Félix Borruel (PAR), denuncia que el paso por su localidad se convertirá en "un cuello de botella".

Ya hace casi tres años que apareció una gran grieta en la tierra a la altura de Lascellas, cuando se realizaban las voladuras para construir el tramo Velillas-Ponzano. Desde entonces, "ya se ha encontrado la solución técnica -apunta Borruel- pero aún no se ha dedicado una partida para su ejecución. Es inexplicable que en tres años no se haya resuelto".

Los trabajos para solventar el problema de la grieta consistirá en la consolidación del fallo del terreno, según la información del alcalde. Además, se desviará ligeramente el trazado de la autovía. Pero insiste en que todavía no se ha dispuesto una partida económica. "Ahora la excusa serán los recortes presupuestarios, pero no sirve porque ya han pasado tres años desde la incidencia y entonces ni había crisis ni recortes", denuncia.

El alcalde augura que el tramo entre el Alcanadre y Ponzano se convertirá en un "punto negro" ya que el tráfico de la vía rápida se verá abocado a la nacional, donde a su paso por dicha población tendrá que circular a una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora. "Pero además es que la gente no respeta la limitación. Cada pocos días hay accidentes de mayor o menor gravedad, pero ya no quiero ni pensar lo que pasará ahora con el aumento del tráfico que se espera con la inauguración de la autovía", comenta el alcalde.

Borruel no se atreve a decir cuál de los dos accesos el pueblo, si desde Huesca o desde Barbastro, es más peligroso, por las curvas en zigzag y las pendientes que existen a ambos lado. Por ello, pide celeridad "antes de que suceda una catástrofe en Lascellas".

Etiquetas