Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

SD HUESCA

Cabrero vuelve a casa

El club azulgrana confirma el fichaje por dos temporadas del portero boleano, quien regresa después de 13 años

Cabrero vuelve a casa
Cabrero vuelve a casa
RAFAEL GOBANTES

Entre las dos imágenes que acompañan esta información median 13 años. En 1997, Ronaldo recibió el Balón de Oro, el Madrid ganó la liga y el Barcelona, la Recopa de Europa. David Villa, que hoy puede llevar a España a la final del Mundial, se fogueaba en los juveniles del Sporting de Gijón. Otro jugador en edad juvenil, el portero Jesús Cabrero Moya, debutaba a los 16 años con el primer equipo de la Sociedad Deportiva Huesca. Han pasado 13 años y el guardameta natural de Bolea regresa a casa. Firmará por las próximas dos temporadas; posiblemente, el fichaje más 'cantado' del verano. También, el de mayor carga emotiva y oscense.

Cabrero cumplirá 29 años el 27 de julio y cierra por el momento el círculo de una carrera que le ha forjado en varios clubes y circunstancias. No esconde ahora, nunca lo ha hecho, que su deseo era terminar su vida deportiva vestido de azulgrana. En la mejor edad para un guardameta, firma la crónica de una vuelta anunciada para la que, por fin, se han conjurado los astros adecuados. "Terminaba contrato con mi anterior equipo, el Albacete, algo que no había pasado otros veranos en que también surgió la posibilidad de ir al Huesca, o bien no le había interesado al club. Ahora se ha visto que nos apetecía a las dos partes. Me tiraba volver a casa, y me hace mucha ilusión", afirmaba ayer, todavía de vacaciones y fuera de la ciudad hasta el próximo fin de semana.

Este camino personal, en el que ha sumado "experiencia en todas las ciudades", comenzó en la cantera azulgrana. Eran años difíciles y Cabrero pasó de juveniles a Tercera con el afán de dar alas a un club en una situación complicada a todos los niveles. Compartía vivencias con Joaquín Sorribas, un 'hermano' desde entonces, y con el actual presidente, Fernando Losfablos, aguerrido defensa central. Los tres ayudaron a evitar el descenso a Preferente. El Real Zaragoza llamó a sus puertas junto a clubes como el Real Madrid, con el que realizó una prueba de la mano de Vicente del Bosque, amparado en sus buenos papeles con el combinado aragonés. Alcanzaría las internacionalidades en categorías inferiores y ganó en 1999 la Meridian Cup sub 17 celebrada en Sudáfrica con Iker Casillas como titular.

Finalmente acudiría al Real Zaragoza, donde formó parte del juvenil y el filial. Eran tiempos esperanzadores en la Ciudad Deportiva, en la que se fabricaban talentos que, en casi todos los casos, no tendrían oportunidades en la elite, con la excepción de Álvaro Arbeloa o Fernando Soriano. Cabrero coincidiría allí, asimismo, con Rodri, Camacho, Dorado, Jorge Pina, Miguel Alfonso, Juanjo García Granero, Iván Royo? Con el paso a la Liga de Las Estrellas cerrado a cal y canto, se le cedió al Binéfar en la temporada 2001/02 y aún cerraría su ciclo en el filial blanquillo con otro curso más antes de cambiar de aires y abandonar la Comunidad Autónoma. Su periplo comenzaría, precisamente, en el Palencia y de la mano de su próximo entrenador, Onésimo Sánchez, que entonces era director deportivo de los palentinos.

Cinco equipos situarían al boleano al comienzo de sus alineaciones en los siete años siguientes: Mallorca B, Cartagena, Burgos, Ponferradina y Albacete. Por fin defenderá el escudo del Huesca, espera que "por muchos años". Además, no contempla "el descenso, solo quiero jugar en Segunda". Quienes han seguido toda su trayectoria han percibido una gran mejoría en todos los aspectos, pero Cabrero se queda con "la regularidad". Le tocará pelear como hace trece años lo peleó ese chaval de pelo corto y flequillo sobre la frente que conoció un club en decadencia y lo retoma en el mejor momento de su historia.

Etiquetas