Despliega el menú
Huesca

RELEVO EN LA ALCALDÍA

Elboj no se entrometerá ya en la gestión municipal porque su tiempo "ha pasado"

Ayer asistió a su última inauguración oficial antes de presentar mañana su dimisión. Considera "lógico" que el PSOE le pida su opinión sobre el candidato a las elecciones, pero dice que no será "elemento de presión".

"Mi momento ha pasado y a partir del sábado ya no hablaré más de la gestión del Ayuntamiento". Así de tajante se mostró ayer el alcalde de Huesca, Fernando Elboj, al reflexionar sobre cuál va a ser su papel después de que mañana renuncie de manera oficial a su puesto tras 11 años al frente del consistorio oscense.

Elboj hizo estas declaraciones en la inauguración del núcleo zoológico del parque Miguel Servet, uno de sus últimos actos públicos como alcalde antes de la celebración este sábado de un pleno extraordinario para aceptar su dimisión y darle el relevo a Luis Felipe. Precisamente el futuro alcalde fue uno de los ediles socialistas que quiso acompañarle en este simbólico 'corte de cinta' junto a Amalia Aso, Teresa Sas, Domingo Malo y José Manuel Ballarín.

El todavía alcalde no ocultó en su felicidad por ver abierto por fin uno de los proyectos más polémicos y por los que más ha apostado personalmente en esta recta final de su trayectoria municipal.

"En activo hasta el último día"

Su agenda pública se completó por la tarde con la asistencia a la inauguración del nuevo hotel Sancho Abarca, "porque el Ayuntamiento, como era su obligación, ha estado ayudando a la empresa en todo momento para que saliera adelante una obra tan complicada y valiente en plena crisis". Y se cerrará hoy con su presencia en la clausura de la XIX Muestra de Teatro y Danza de Huesca, "que es otro de mis hijos bien queridos". Tras ello, compartirá una noche de fiesta con miembros de la 'farándula' oscense "y será como alcalde, no en plan colega" ya que, como recordó, "cuando anuncié mi renuncia, prometí que iba a ser un alcalde activo hasta el último día y no un mero florero".

Elboj explicó que ahora se centrará en su labor como senador y, pese a la fuerte personalidad que ha imprimido estos últimos años a la gestión municipal y a los importantes retos que todavía quedan por cumplir hasta las elecciones de 2011, prometió no entrometerse más en ella "porque yo tengo una máxima, cuando dejo un puesto, ya no hablo más de él". De hecho, adelantó que a medio o largo plazo, "probablemente hable por escrito pero para aportar cosas con otros objetivos".

Libertad "total" para su grupo

En este sentido, aseguró que dejará libertad "total" al grupo socialista para gestionar el Ayuntamiento en esta recta final de mandato. "Se llevarían muchos estirones de orejas si no supieran encontrar su camino, pero estoy convencido de que lo van a hacer", dijo. No obstante, reconoció que el margen de maniobra que tiene el futuro alcalde, Luis Felipe, es muy reducido debido a la cercanía de los comicios. "Aunque quisieran innovar, no van a tener tiempo porque la situación preelectoral y los medios de comunicación no les van a dejar", señaló.

Fernando Elboj no quiso desvelar ayer sus preferencias acerca de cuál sería el mejor candidato del PSOE de cara a las municipales de 2011, tras el período transitorio de Luis Felipe, "porque cuanto menos se hable de esto, mejor". No obstante, se mostró convencido de que el relevo no provocará tensiones dentro del partido "porque me consta que se quiere hacer de forma muy consensuada".

Aunque no se 'mojó', sí dejó claro que espera que el PSOE le pida su opinión en todo ese proceso "porque yo quiero opinar, como muchos otros compañeros". Con todo, insistió en que "no voy a estar pendiente de ello, ni voy a entrometerme ni voy a ser un elemento de presión". También se ofreció a debatir y reflexionar "para encontrar nuevas fórmulas que miren al futuro, porque rara vez da resultado mirar al pasado".

A partir del domingo, el ya ex alcalde se dedicará al Senado pero también "a pensar, a meditar y a recomponer mi vida personal y familiar, porque he estado once años volcado de forma radical a la ciudad y lógicamente eso en lo personal tiene su complicación porque pasa el tiempo y sin querer te puedes alejar de gentes, de espacios, de ideas?".

Contento con el cambio de vida

Y admitió estar feliz por este cambio de vida. "Durante muchos años he ido a comprar deprisa y corriendo y a veces, por ejemplo, tienes la suerte de que la panadería aún está abierta, pero otras no y tienes que pedir un trozo de pan al del bar de la esquina. Esto le pasa a todo el mundo alguna vez, pero a mi me ha pasado todos los días y no es vivir", confesó. Por último, y haciendo suyas las palabras que pronunció el ex presidente del Gobierno, Felipe González, al recoger el premio Aragón 2010 en la festividad de San Jorge, subrayó que "a mi no me jubila nadie, lo haré cuando yo quiera".

Etiquetas