Despliega el menú
Huesca

NIEVE

La unión de Candanchú, Astún y Formigal las convertiría en el octavo destino mundial

Ecosing presentó ayer las diferentes alternativas técnicas de conexión que costarían, entre 37 y 57 millones de euros.

Alcaldes del valle, directores de Candanchú y Astún, empresarios y Ecosing ofrecieron los detalles.
La unión de Candanchú, Astún y Formigal las convertiría en el octavo destino mundial
A. I.

La unión con remontes de los dominios esquiables de Candanchú, Astún y Formigal es técnicamente factible, mejoraría notablemente la oferta turística y posicionaría a estas estaciones como el octavo destino mundial de esquí. Así lo constató ayer Paul Mathews, presidente de la consultora canadiense Ecosing, empresa que ha realizado una evaluación sobre las posibles conexiones y su coste, que oscila entre los 37 y los 57 millones de euros. El informe, encargado por la Asociación Turística del Valle del Aragón, se presentó ayer en Canfranc ante un grupo de alcaldes y empresarios de la zona que elegirán las opciones que más les convenzan antes de redactar un plan director y de buscar financiación.

Convertir Canfranc-Estación en un 'resort' de montaña del que parten los teleféricos y en el que se podría construir un aparcamiento para 2.000 vehículos en la zona sur de las vías, habilitar desde La Raca de Astún una pista de descenso homologada con vistas a unos posibles Juegos Olímpicos de Invierno, sacar rendimiento esquiable al valle de Canal Roya por el que se llegaría a Formigal o conseguir una capacidad para 45.900 esquiadores diarios son otros de los aspectos y datos destacables del informe que la empresa canadiense, que ha realizado trabajos similares en Suiza o Austria, propone para el Pirineo aragonés. Si el proyecto se convierte en realidad, advirtió Mathews, el Pirineo aragonés podría competir con grandes destinos de Los Alpes y estaría en el octavo puesto del ranquin mundial de estaciones de esquí con unos 300 kilómetros.

Dos alternativas desde Canfranc

El estudio técnico analiza la topografía, las pendientes, la orientación, las horas solares e incluso las infraestructuras de 200 kilómetros cuadrados de territorio. Y para la unión física de las pistas de Candanchú y Astún, principal meta del estudio, propone dos alternativas. En ambas se parte desde Canfranc-Estación. La primera recomienda una telecabina de ocho plazas hasta el Castillo de Candanchú, donde efectuaría una parada antes de continuar hacia la base de la decana de las estaciones. Porque es desde dicho punto desde donde parte un remonte hacia la Raca de Astún, de donde partiría la pista homologada para descensos con 815 metros de desnivel, 2.900 metros de longitud y buena pendiente. El coste sería de 25,5 millones.

La segunda propuesta utiliza una telecabina tricable de Canfranc a Candanchú en dos secciones. Una primera hasta la zona conocida como La Raqueta y de ahí, hacia el Tobazo y la Pista Grande. De esta decana estación partiría otro remonte similar y de ocho plazas hacia Astún. Esta opción es más cara, 46,4 millones.

Ambas tienen capacidad para mover 2.800 personas a la hora, pero será la Asociación Turística del Valle del Aragón quien apueste por una u otra antes de encargar un plan director y de buscar financiación para convertirlo en realidad. Mathews ya advirtió que la primera es más barata pero también "más susceptible al viento, sobre todo la conexión de Astún". Y aunque el informe no habla de plazos de ejecución, el directivo canadiense apuntó que se podría realizar la unión en 5 meses.

Por Canal Roya

El estudio de Ecosing también analiza las ventajas y desventajas de cada una de las estaciones, propone la modernización de las dos del valle del Aragón y asegura que técnicamente es viable también el enlace con Formigal desde Astún, convirtiendo los valles del Aragón y Tena en uno de los mejores destinos mundiales para el esquí. "Resultaría muy atractiva", señaló.

La unión física se realizaría por el valle de Canal Roya medio de dos telecabinas, ya que no sería zona para principiantes. Una iría desde Astún hasta el fondo del valle y otra desde ahí hasta Formigal, hacia Anayet. Costaría 12 millones de euros y permitiría habilitar dos pistas rojas (esquiadores de nivel medio-alto) y varios fuera de pistas. También sugiere el informe aprovechar las caras nortes e incrementar el dominio.

Etiquetas