Despliega el menú
Huesca

FIN DE CICLO

Calderón se marcha para firmar con el Albacete

El técnico gaditano cierra un digno periplo de dos años al frente del banquillo del Huesca. El club azulgrana maneja varias alternativas para sustituirle.

Antonio Calderón, en imagen de archivo, con el vicepresidente del Huesca y director deportivo, Agustín Lasaosa.
Calderón se marcha para firmar con el Albacete
RAFAEL GOBANTES

Se marcha Calderón. Albacete es su destino. Seguramente es la mejor solución para él y también para el Huesca. El técnico gaditano cierra un digno periplo de dos años sin quemar su imagen. Las puertas se quedan abiertas. Y el club azulgrana puede introducir aire fresco en un proyecto que pretende crecer.

En las últimas horas, Salamanca y Albacete habían intensificado los contactos para fichar al entrenador gaditano, que tenía un año más de contrato apalabrado con el Huesca, lo que no era un obstáculo si aparecía algún equipo y ambas partes convenían deshacer el compromiso verbal. De hecho, ha sido Bahía, empresa vinculada al Huesca, la que ha fraguado la operación -anoche solo restaban mínimos flecos- a través de su ejecutivo Miguel Melgar.

El Albacete es el que más fuerte ha apostado. David Vidal no renovó porque pidió casi 300.000 euros para hacerlo y el club manchego, en proceso de concurso de acreedores, rompió la baraja y se puso a pensar en su recambio. Calderón encaja en unas cifras mucho más modestas, además del aval que supone su trabajo de estos dos años en el conjunto azulgrana, al que ha dejado undécimo y decimotercero en la tabla.

Al Huesca le viene bien lo sucedido porque no había unanimidad respecto a la continuidad del andaluz, lo que no significa que la valoración de su labor no sea altamente positiva, al haber tenido que lidiar con los mimbres limitados que corresponden a un equipo de escaso presupuesto.

La figura de Calderón se había desgastado con un final de Liga en el que los malos resultados han estado a punto de llevarse por delante al equipo, si no media una postrera reacción cuando se estaba contra las cuerdas. Ese bache, junto con varios planteamientos y su forma de leer algunos encuentros, habían mermado su crédito para un amplio sector de la masa social, partidaria de un relevo, e incluso entre la directiva. En la salida de Calderón también hay un componente personal, de índole familiar, que rema a favor de su cambio de aires.

En busca de un relevo

El Huesca debe elegir ahora al regente del banquillo para la tercera campaña consecutiva en Segunda División. El vicepresidente, consejero delegado y director deportivo, Agustín Lasaosa, ya ha avisado de que "no se va a variar la filosofía del club", lo cual hace pensar en un perfil que se integre en su estructura corporativa, alguien que entienda que forma parte de un grupo y que sea moldeable al interés general, lo que por otra parte responde a una tendencia cada vez más generalizada en el mundo del fútbol.

La rumorología ya ha puesto encima de la mesa los nombres de Eusebio Sacristán, Onésimo o el propio Anquela, antes de que este último renovase en el Alcorcón. Pero por falta de candidatos u ofrecimientos no va a ser.

A nivel interno, el Huesca cuenta con un título nacional en su secretaría técnica como es el del aragonés David Navarro, que este año ha estado viendo partidos, realizando informes y sugiriendo incorporaciones. La idea del club es potenciar su papel, aunque eso no recoge tomar las riendas del primer equipo, si bien no se descarta la opción de que se convierta en ayudante de campo.

Etiquetas