Despliega el menú
Huesca

RIBAGORZA

Benasque vive su día grande en la calle con mucha devoción y menos visitantes

La procesión de San Marcial y el 'ball dels omes' fueron los momentos más emotivos.

Estas mujeres lucieron trajes típicos de Benasque recuperados.
Benasque vive su día grande en la calle con mucha devoción y menos visitantes
A. G.

La esperadísima actuación de los danzantes en el tradicional 'ball dels omes' marcó ayer la celebración del día grande de las fiestas patronales de Benasque. Una jornada que, al caer entre semana y en día laborable, se vivió sin los agobios de otras ediciones aunque con el mismo sentimiento

No había tantos visitantes como otros años pero los benasqueses -tanto los residentes habituales como muchos hijos de la villa pirenaica que residen fuera y habían reservado estos días para poder participar en los festejos- se lanzaron a la calle y arroparon con su presencia el protagonismo que tuvo la venerada imagen del patrón, San Marcial.

Como se viene repitiendo desde tiempo inmemorial, mientras repicaba la campana mayor de la iglesia, denominada por este motivo 'la Marciala', la concurrida y tradicional procesión' tras la misa mayor y el 'ball dels omes' ante la estatua del santo fueron los momentos más emotivos de la jornada.

Tras el cambio en el habitual recorrido de la procesión que se produjo el año pasado debido a las obras que se estaban realizando por entonces en la calle del Ministro Cornel, el desfile procesional recuperó este año su ruta habitual, que fue acompañada por numerosos vecinos.

Con el santo presidiendo la ceremonia en la plaza Mayor, al final de la peregrinación se celebró el tradicional 'ball dels omes' y se procedió al cambio de mayordomos. Medio centenar de danzantes, vestidos con el clásico chaleco negro sobre la camisa blanca y acompañados por las castañuelas ornamentadas con coloristas cintas, representaron una vez más esta danza de origen medieval y -según buena parte de los antropólogos que la han estudiado- guerrero que va cobrando fuerza de manera progresiva hasta que los danzantes rodean la estatua de San Marcial.

Paralelamente a esta representación, los mayordomos, reconocibles por su vistoso tocado floral, representaron el cambio de tercio y señalaron a los nuevos mayordomos de los festejos próximos haciéndoles entrega de una flor como símbolo de su futura labor.

El programa se completó con una apretada agenda de actividades entre las que destacaron el animado vermú popular, un concurrido pasacalles, el festival de jotas y sendas verbenas en horario de tarde y noche.

El 'Ball de les dones' protagonizará, a partir de las 19,30, el momento álgido del programa festivo de la jornada de hoy, en la que tampoco faltarán las jotas o la revista de Luis Pardos, ya por la noche.

Etiquetas