Despliega el menú
Huesca

NATURALEZA

Descubierta una reserva de tritones en el Pirineo con una evolución única

La peculiaridad de esta población que habita en el Parque Natural de los Valles es que se reproduce en el agua sin necesidad de salir a la tierra.

Foto del tritón descubierto.
Descubierta una especie única de tritón en Huesca
EFE

Unos 400 ejemplares de tritón del Pirineo forman una población única que vive en aguas del Parque Natural de los Valles Occidentales de la provincia de Huesca. Su evolución es singular en el mundo porque son capaces de reproducirse sin completar su metamorfosis morfológica, sin llegar a salir a la tierra, dentro del agua. Un grupo de científicos de la Universidad de Lérida ha descubierto esta peculiaridad de esta población, de la que no quieren dar más detalles de su ubicación.

El motivo de ocultar su localización es que un tritón en el mercado negro cuesta entre 20.000 y 25.000 euros, apunta el profesor universitario Delfí Sanuy. Pero esta no es la única amenaza para esta especie. El principal peligro es la trucha, por lo que si no se repuebla el ibón del Pirineo en el que viven, no existirá ninguna dificultad para la supervivencia del Calotritron asper, llamado popularmente tritón de los Pirineos, según explica el profesor Sanuy.

Sin embargo, en esta investigación todavía queda una pregunta en el aire que es cómo estos animales se han adaptado a unas condiciones de vida extremas, puesto que habitan a 2.100 metros de altura, y cómo han conseguido diferenciarse de otros individuos de su especie tanto morfológica como genéticamente. No obstante, se estima que este proceso se ha dado en menos de 8.000 años, si se tiene en cuenta que durante la última glaciación los macizos pirenaicos eran demasiado fríos para permitir la vida de esta especie.

Los tritones neoténicos descubiertos por los expertos de Lérida en el Pirineo oscense son siempre acuáticos y presentan branquias en diversos grados de desarrollo. Tienen la piel lisa y un aspecto más esbelto que otros de su especie. La peculiaridad es la maduración sexual tan rápida, pero también viven menos años que sus congéneres, una media de 10 años, frente a los 25 que alcanza el tritón.

Lo soprendente para el profesor Sanuy es que "hay una reducción del flujo genético entre la población del ibón y la de los torrentes próximos". Por ello, la explicación al desarrollo de esta peculiaridad es que se demostraría que "la neotenia (la posibilidad de alcanzar la madurez sexual dentro del agua) como medio para adaptarse a un hábitat muy diferente al original, habría producido un cierto aislamiento respecto a otras poblaciones cercanas de tritones". Los científicos de este grupo de investigación van a seguir su trabajo, que comenzó en 2008, para estudiar su singular proceso evolutivo y dar respuesta a las preguntas todavía por responder.

Etiquetas