Despliega el menú
Huesca

AGUA

El agua ya entra en Montearagón, pero no hay canal de abastecimiento ni de riego

El consejero de Agricultura reconoce que la demanda para la transformación en regadío de la Hoya es menor que la que había en 1995El llenado del embalse desde el Flumen empezó ayer y se efectuará durante 3 años.

El agua ya entra en Montearagón, pero no hay canal de abastecimiento ni de riego
El agua ya entra en Montearagón, pero no hay canal de abastecimiento ni de riego

Las 11.45 del 28 de junio de 2010. Esta es la hora oficial en la que el pantano de Montearagón, en el río Flumen y a poco más de 10 kilómetros de Huesca, empezó a llenarse. Se ha previsto un plazo de tres años para que finalice la puesta en carga del embalse, que comenzó a construirse en 1995 y que ha sufrido continuas dilaciones. Y pasarán todavía varios años más hasta que sus caudales (51,5 Hm3) puedan ser útiles. Las conducciones para el abastecimiento de agua a Huesca y para el regadío de 4.150 hectáreas en la comarca de la Hoya, finalidad del embalse, están por hacer.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Rafael Romeo, comentó ayer que el proyecto de abastecimiento a Huesca "ya está cerrado a partir de un acuerdo con el Ayuntamiento de Huesca". Se trata de una tubería, que cogerá agua en una toma situada en la cota 540 de la presa y que se acoplará al sistema que sirve a la ciudad desde el pantano de Vadiello, en el río Guatizalema.

Si el pantano y esta conducción hubieran estado en explotación en el verano de 2005 no hubiera sido necesario acometer obras de emergencia por valor de 4,4 millones de euros para derivar agua del canal del Cinca hasta la red de Huesca y asegurar el suministro ante la falta de caudales en el pantano de Vadiello. Cinco años después de aquello, el proyecto de la tubería de Montearagón se está supervisando. "Es el paso previo a la tramitación en Madrid para que el Ministerio autorice la información pública", dijo Romeo.

La conducción para el regadío está algo más avanzada. Esta actuación, que ya ha estado en información pública, contempla la construcción de una tubería principal que partirá desde la cota 539,5 del embalse. El presidente de la CHE comentó que las alegaciones presentadas, ya están informadas por parte del organismo de cuenca y que el expediente se remitió a la Abogacía del Estado. "Una vez que tengamos su informe, junto con el nuestro, se remitirá la Dirección General del Agua del Ministerio para que apruebe el proyecto", señaló.

El canal permitirá distribuir caudales para riego en una superficie de 4.140 hectáreas en los sectores IX y X de la Hoya de Huesca y pertenecientes a siete comunidades de regantes de base. Se proyecta con unas condiciones de presión que eviten los bombeos y permitan sistemas modernos de regadío (aspersión, goteo, microaspersión). De la tubería central partirán dos ramales.

La demanda ha disminuido

El consejero de Agricultura, Gonzalo Arguilé, manifestó ayer que la puesta en regadío de los campos de la Hoya "dependerá de las ganas de los propietarios de las tierras para hacer la concentración parcelaria y las obras". No obstante, reconoció que para acometer esta transformación tiene que haber una demanda "que en estos momentos no es la misma que la que había en 1995, cuando yo, como senador por Huesca, estuve aquí con Borrell poniendo la primera piedra".

A pesar de todo, Arguilé mostró su confianza en que "las ganas de regar la Hoya vuelvan otra vez y que se puede aprovechar Montearagón para regar esas 4.000 hectáreas y para asegurar el abastecimiento a Huesca de forma que no tengan que hacerse obras de emergencia en años de sequía".

El embalse, que ha costado 58 millones de euros, destinará una reserva de 5 hectómetros cúbicos al año para el abastecimiento de Huesca y otros 5 para el mantenimiento del caudal ecológico (150 litros por segundo) y las concesiones que sirve aguas abajo (550 litros), como el abastecimiento de Tierz. El resto será para regadío.

El plan de llenado se ha diseñado en tres escalones. El primero se desarrollará hasta que la lámina de agua alcance la cota 544 y su capacidad se sitúa en 8 hectómetros cúbicos. Después habrá una fase de parada y de desembalse controlado.

Un nuevo llenado hasta la cota 565 metros (otros 22 hectómetros) y su posterior desembalse constituirá el segundo escalón de la entrada en funcionamiento en pruebas del embalse. Si las conducciones de abastecimiento y riego estuvieran terminadas, ya podrían utilizarse entonces. El tercer escalón alcanzará la cota 579 y el posterior desembalse de los caudales almacenados, momento en el que se iniciará la explotación ordinaria de esta infraestructura hidráulica.

Etiquetas