Despliega el menú
Huesca

CINCA MEDIO

"Tiene que haber ciertos límites, pero los perros deberían ser más libres"

Algunos vecinos de Monzón ven demasiado restrictivas las nuevas normas para pasearlos.

Una familia y sus perros.
"Tiene que haber ciertos límites, pero los perros deberían ser más libres"
JOSé LUIS PANO

La reciente decisión del Consistorio de Monzón de regular los lugares y los horarios en que los vecinos pueden pasear a sus perros, ya sea atados o sueltos, no ha sentado muy bien a algunos de los afectados por esta medida, que desarrolla el artículo 22.5 de la Ordenanza de Control y Tenencia de Animales, según el cual "los animales podrán estar sueltos en las zonas y horarios que acote el Ayuntamiento".

Según explicó el concejal de Medio Ambiente, Miguel Aso, esta iniciativa pretende "definir en qué zonas se pueden pasear los perros y soltarlos y en qué condiciones, porque a veces no quedaba muy claro". "La ordenanza dejaba la puerta abierta a esta posibilidad y pensamos que era una buena idea, ya que incluso la Policía Local se ha encontrado con problemas de interpretación a la hora de aplicar las normas", añadió el edil. En este sentido, citó como ejemplo el parque de la Jacilla, "donde hay una zona urbanizada y otra de suelo urbanizable. Por la urbanizable sí que se pueden soltar los perros". De hecho, según por donde se accede a este espacio verde se encuentran señales que prohíben el paso a los canes o no.

Precisamente en la Jacilla descansaba hace unos días junto a su familia, incluidos niños, y sus perros Welinton González. Este vecino se considera "partidario de una integración" entre personas y animales". "No veo bien que esté todo tan prohibido y limitado para los animales, porque parque a donde vas, parque que está prohibido para los animales", señala. A su juicio, sí que tiene que haber una serie de restricciones, "como recoger sus excrementos o a la hora de hacer pis, pero veo que a esta ciudad le falta algo más de integración".

González considera que dicha integración debe conllevar ciertas limitaciones y una mayor conciencia de lo dueños "a la hora de recoger los excrementos, por ejemplo". Con todo, cree que "debería haber más libertad y no tantas multas por todo. Son más los sitios que conozco que no se puede pasear con perros que los que se puede, porque quitando la chopera donde te llenas de mosquitos, no hay mucho más sitios".

Otro ciudadano, Damián, opina que si los dueños pagan impuestos, "también lo hacen por sus animales de compañía, por lo que estos deberían de ser un poco más libres".

Miguel Aso señaló que, además de vigilar si los canes van atados en las zonas donde es obligatorio, hasta ahora también se ha incidido en la limpieza. "Hemos estado atentos a este tema, e incluso la Policía Local ha estado vigilando por los parques de paisano para controlar esas situaciones", comentó.

Una vez firmado el decreto con las nuevas normas, estas serán efectivas de inmediato, aunque "habitualmente, durante un plazo aproximado de un mes, la Policía suele advertir en lugar de sancionar, y si no es así, en los recursos que se presentan solemos estimarlo", explicó el edil, quien, no obstante, dejó claro que la idea "no es tanto sancionar como tener controlado este asunto".

La ordenanza, que entró en vigor el 30 de octubre de 2008, considera el incumplimiento del apartado referido a la suelta de animales fuera de las zonas y horarios establecidos como una infracción leve, que puede acarrear multas de hasta 200 euros.

Etiquetas