Despliega el menú
Huesca

LOS MONEGROS

Los dueños de un bar de Grañén sorprenden a dos ladrones in fraganti

Al ser descubiertos de madrugada forzando la valla de una de las puertas, los individuos huyeron con sus herramientas.

Un establecimiento hostelero de Grañén sufrió la madrugada de ayer domingo un intento de robo, que se produjo sobre las 4.50 y que se vio frustrado al percatarse la propietaria del local de la presencia de los cacos.

Según el testimonio de la mujer, al escuchar una serie de ruidos se asomó a la terraza de su vivienda, situada justo encima del establecimiento, y vio cómo dos hombres se encontraban forzando la valla metálica de la puerta lateral. Ante sus gritos, los ladrones, que fueron grabados por una cámara de seguridad del local, recogieron sus herramientas y abandonaron el lugar. En ese momento, los dos individuos, que no fueron identificados por los propietarios, ya habían logrado forzar la parte inferior de la verja. La Guardia Civil, ante la que se presentó denuncia, precintó ayer la puerta afectada.

El establecimiento, en pleno centro de Grañén, fue víctima de otro robo hace dos meses. Entonces, los cacos, que entraron por la puerta principal, se llevaron el contenido de las dos máquinas tragaperras. Posteriormente, los accesos del local se reforzaron con verjas metálicas. "Hacemos lo que podemos para mejorar la seguridad, pero la situación se está poniendo complicada", lamentó el dueño, José Ocón.

Los dos incidentes sufridos en este negocio de hostelería no han sido los únicos registrados en Grañén en los últimos meses. El pasado noviembre, los delincuentes entraron en una misma madrugada en un bar y un supermercado. Se llevaron bebidas, conservas y dinero. Anteriormente, hubo otra oleada de robos que afectó a casi una decena de empresas. Pero este tipo de sucesos también ha alcanzado a bares, locales sociales, colegios o centros públicos de otras localidades monegrinas.

Etiquetas