Despliega el menú
Huesca

SD HUESCA

El club sigue meditando la continuidad de Calderón

La entidad azulgrana quiere avanzar esta semana en la confección de la plantilla y resolver la renovación o no del entrenador gaditano.

Antonio Calderón recoge balones durante un entrenamiento de esta temporada.
El club sigue meditando la continuidad de Calderón
RAFAEL GOBANTES

Después de una semana de tregua tras conseguir la salvación en el campo del Celta de Vigo, el Huesca prevé avanzar en diferentes frentes a partir de hoy. Resolver la continuidad del inquilino del banquillo parece una cuestión prioritaria, aunque el club azulgrana lleva un ritmo paralelo en la confección del equipo para la próxima temporada.

Desde que terminó la Liga se han renovado los contratos del brasileño Gilvan Gomes por un año y el de Luis Helguera para las dos próximas campañas. Estos futbolistas se unen a Mikel Rico, Sastre, Víctor Pérez y Camacho, con contrato en vigor.

El conjunto azulgrana va a experimentar una profunda remodelación, un sustancioso cambio de cromos destinado a mejorar un plantel que esta temporada ha sufrido sobremanera para mantener la categoría, en gran medida por las escasas prestaciones de una delantera muy limitada.

Moisés y Rubiato se han quedado con cuatro y tres goles respectivamente, mientras que Reinaldo, primero, y Rodrigo, después, se han revelado como soluciones poco fructíferas.

El hándicap del gol

Este ha sido el gran debe de la dirección deportiva, que en todo el año no ha sido capaz de reforzar esa parcela, circunstancia que ha estado a punto de llevarse por delante al equipo. Solo Gilvan, que llegó como extremo y tuvo que esperar al último minuto del mercado de invierno para firmar, ha representado un revulsivo . Sus cuatro dianas y su pujanza han ofrecido alternativas plausibles.

Aun con las dificultades mencionadas, el cuadro azulgrana supo reponerse de la caída libre que anunciaba lo peor y sellar la permanencia con un decimotercer puesto que a la postre resulta muy honroso, viendo los proyectos que se han quedado por detrás o que se han hundido.

Ahora la directiva ha tenido unos días para la reflexión, para valorar los pros y los contras de un año complicado y la conveniencia de que Calderón continúe o no al frente del banquillo.

Cuando el entrenador gaditano renovó a finales de su primera temporada en el Huesca, en la rueda de prensa correspondiente se dijo que su vinculación se ampliaba por dos años.

En los últimos días, las partes implicadas han aclarado que esa segunda campaña no estaba firmada, aunque sí era de palabra. "Pero con la gente que lleva el club no tiene que haber ningún problema", señaló el pasado lunes Calderón, en unas declaraciones en las que despejó cualquier posible duda sobre sus ganas de seguir y, al mismo tiempo, mostró su convencimiento en que el compromiso verbal se va a mantener.

El paso de los días, sin embargo, aporta incertidumbre sobre la resolución final de la situación. El único directivo que ha hablado del tema ha sido el vicepresidente Lasaosa para decir de una forma muy tibia que él cree que Calderón debería seguir. Otros dirigentes, o no han querido aparecer o, si lo han hecho, han pasado por alto esta cuestión capital.

Al parecer, el club quiere terminar de madurar la decisión en el consejo de administración previsto para esta semana. Allí quedará de manifiesto que existen opiniones encontradas sobre la idoneidad de que el preparador andaluz continúe en el cargo, a pesar de su insistencia en que cuenta con la palabra de la entidad para seguir una campaña más si así lo desea.

Al margen de la situación del entrenador, el club tiene abiertos los frentes de Corona y Dorado para renovar, con más opciones para el segundo que para el primero. Hay otros jugadores que no se encuentran entre los cedidos -Gallardo, Miguel, Vicente Pascual, Moisés...- con los que debe tomarse una decisión. Para la delantera ya han sonado los nombres de Roberto -si el Nástic lo deja libre- o Marcos Márquez, mientras que para la portería han trascendido los de Cabrero y Rubén.

Etiquetas